Lunes, febrero 07th, 2011 | Author:

Como amantes y respetuosos de la naturaleza, los japoneses siempre intentan repetir en sus jardines, por pequeños que éstos sean, la magnificencia del paisaje que los rodea. Nunca son simétricos sino que buscan el equilibrio entre rincones muy poblados con piedra, madera y plantas y amplios sitios vacíos. Siempre el agua, quieta o en cascadas, acompaña cada recodo y cada estación tiene su atractivo particular dentro de un diseño de este tipo.
Todo está cuidadosamente estudiado en un jardín japonés: piedras, agua, grava son resultado de complejos procesos filosóficos que no siempre son comprendidos por los occidentales. Las formas que imitan a la naturaleza y la presencia de grandes rocas naturales y de piedras redondas y lisas, representan una clase particular de simbiosis entre el hombre y el paisaje.
En la ciudad de Buenos Aires contamos con un Jardín Japonés que se construyó en 1967, en el Parque 3 de Febrero, en Palermo y que estuvo abandonado durante sus primeros diez años de vida, en manos de las autoridades municipales.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response

  1. 1
    luli 

    gracias me re salvaron de un trabajo para ingles!!!!

Deja un comentario » Log in