Tag-Archivo para » podar «

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

franjas, se comenzará por cavar la primera (a) hasta no más de 20 centímetros de profundidad; la tierra extraída ¿e transportará y se amontonará en el otro extremo del terreno. En la zanja abierta se removerá el subsuelo hasta una profundidad de “50 a 60 centímetros, de manera que la tierra quede bien fraccionada y suelta. Luego se abrirá la zanja “b” hasta 20 centímetros de profundidad y con la tierra extraída de ella se rellenará la abierta en primer término. Se removerá el subsuelo de la segunda y se procede a abrir la tercera “c”, continuando así hasta llegar a la última, que se llenará con la tierra extraída de la primera, que fuera amontonada allí en un principio.
Si la tierra debe enmendarse o fertilizarse, éste es el momento oportuno de hacerlo. En tal caso se mezclarán íntimamente las tierras superficiales con las substancias enmendado-ras o los abonos, y se procederá luego según se ha indicado en párrafos anteriores. La tierra sobrante se trasladará a algún lugar adecuado, se mezclará con estiércol o algún otro abono natural para formar una buena tierra, y se guardará hasta llegar el momento en que pueda ser utilizada. En un jardín siempre es necesario disponer de tierra de reserva.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Nocales. Arboles de gran porte, muy decorativos, que requieren suelos frescos v algo húmedos. Sus frutos constituyen las nueces comestibles. Las especies más conocidas son: Juglans regia y Juglans nigra.
Paraíso (Melia Azederach).-Hermosa leguminosa de crecimiento rápido, muy rústica y resistente, con flores de color lila que se presentan en racimos v frutos esféricos dj color amarillo. Suele emplearse en el decorado de calles v avenidas.
Robles. Arboles de bosque, de gran porte y crecimiento muy lento. Muchas veces recién los eíemplares de más de 50 años adquieren toda su hermosura. Las especies más conocidas son: Quércus Robur, una de las más gigantes y más resistentes al frío; Quercus palustris o “Roble de los Pantanos”, de corteza rugosa; Quercos pedunculata o “Roble Europeo”, parecido al Robur pero de tamaño mucho menor; Quercus rubra o “Roble americano rubra”, de gran desarrollo y follaje amplio, de color verde claro durante la vegetación y rojizo poco antes de caer; Quercus coccínea o “Roble Americano”, de mediano desarrollo y crecimiento mucho más rápido que los anteriores; su follaje se torna rojizo en el otoño.
Sauces. Arboles por lo general poco empleados y poco recomendables para cultivar en los jardines, salvo el llamado “Sauce llorón” (Salix Babylonica), que constituye un gran ornamento para lugares situados a orillas de lagunas, ríos, etc. Sé recomienda plantarlo solitario o constituyendo grupos de dos o tres, para aumentar así su efecto decorativo. Para terrenos muy anegadizos se recomiendan otras especies, tales como: Salix cinérea, Salix Alba (“Sauce Álamo”), Salix caprea, que se cubre en invierno de flores blancas, etc.
Sófora (Sophora japónica”). Hermoso árbol de follaje lustroso que se presta para formar calles, avenidas y grupos, o también como decoración aislada. Es muy rústico y requiere suelos sueltos v algo húmedos. Su floración es fragante y de color blanco amarillento.
Tilos. Arboles de mediano porte que prefieren los suelos frescos y fértiles; algunas especies adquieren gran desarrollo. La flor es poco vistosa pero muy aromática y suele usarse en infusiones teíferas. Las especies más conocidas son: Tilia platvphvlla o Tilia europaca, llamada también ‘Tilo de Holanda”; Tilia vulgaris, con follaje de color verde claro; Tilia tomentosa o Tilia argéntea, llamado también “Tilo Plateado” por tener este aspecto el revés de sus hojas.