Tag-Archivo para » plantas para jardin «

Domingo, mayo 19th, 2013 | Author:

Glicina. Puede que no haya mayor atractivo que una pared o una pérgola vestida con las flores azul-lila de la trepadora Wlsteria slnensis. Sus largas panículas producen un fuerte aroma a vainilla. Crece en todas las zonas y suelos, salvo los muy alcalinos, y a pleno sol.

Hamamelis. El Hamamelis sps. es un arbusto con una peculiar floración invernal olorosa y que no se ve afectado por el frío. Junto a un camino, entrada o zona de paso llamará la atención y es bueno protegerlo por las copas no muy densas de árboles cercanos.

Alhelí. Penetrante. Así es el perfume de la Matthiola incana, más fuerte en las flores sencillas que en las dobles. Al tratarse de una especie mediterránea, necesita sol y poco frío para prosperar. Florece en los albores de la primavera y resulta ideal en macizos, borduras y jardineras.

Ajenjo. Las hojas entre verdes y grises de la Artemisia absinthium desprenden una fragancia a limón y resulta idónea para una bordura o plantada en recipiente. Crece mejor al sol, pero necesita espacio para desarrollarse.

Miércoles, febrero 08th, 2012 | Author:

JARDINES HISTÓRICOS: EL ALCÁZAR DE SEVILLA
Su primer trazado data de 1358, y fue concebido en un principio, como toda la jardinería árabe, en estrecha unión con la arquitectura. Sin embargo, hacia 1588 se in-corporaron elementos más de la época y al gusto italiano, que le hicieron perder parte de su carácter genuino. Así, pues, es una mezcla entre jardinería árabe y renacimiento italiano, en pleno centro de Sevilla y a pocos metros de la Giralda. Antiguamente llegaba hasta el río Guadalquivir y abarcaba la Torre del Oro; hoy es un recinto amurallado de más de seis hectáreas, en donde el agua, el ladrillo, los arrayanes, el mármol, los azulejos y los naranjos consiguen un buen cóctel a pesar de la falta de perspectiva que se le achaca cuando se le compara con la Alhambra. La marquesa de Casa Valdés habla así de este jardín: «El encanto del Alcázar ejerce un sortilegio que aumenta con cada visita. La vegetación es de una frondosidad y exuberancia increíbles, ya sea en primavera perfumando el ambiente con los azahares y los jazmines, ya sea en otoño, cuando las daturas, verdaderas cascadas de trompetas blancas, exhalan su suave olor.»

Viernes, julio 02nd, 2010 | Author:

Especies y variedades de aubrecia.
De esta vivaz de la familia de las cruciferas, suele cultivarse la especie A.deltoidea. Entre las variedades más comunes en los jardines de clima suave durante el invierno, está A.”Church Knowle”, de unos 8 cm de altura. Sus flores son muy pequeñas, de color azul cielo, y sin pedúnculo. Posee unas hojas redondeadas y dentadas, de gran valor ornamental. La A.”Dr Mule’s mide entre 5 y 8 cm de altura. También es una variedad muy apreciada por sus espigas florales en color púrpura. Otras variedades de la Aubretia son: “Gugedyke”, una siempreverde de 10 cm de altura, con flores de cuatro pétalos en púrpura oscuro; “Joy”; “J.S.Baker”; “Colalt Violet”; “Argénteo Variegata” y “Carnival”.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Nocales. Arboles de gran porte, muy decorativos, que requieren suelos frescos v algo húmedos. Sus frutos constituyen las nueces comestibles. Las especies más conocidas son: Juglans regia y Juglans nigra.
Paraíso (Melia Azederach).-Hermosa leguminosa de crecimiento rápido, muy rústica y resistente, con flores de color lila que se presentan en racimos v frutos esféricos dj color amarillo. Suele emplearse en el decorado de calles v avenidas.
Robles. Arboles de bosque, de gran porte y crecimiento muy lento. Muchas veces recién los eíemplares de más de 50 años adquieren toda su hermosura. Las especies más conocidas son: Quércus Robur, una de las más gigantes y más resistentes al frío; Quercus palustris o “Roble de los Pantanos”, de corteza rugosa; Quercos pedunculata o “Roble Europeo”, parecido al Robur pero de tamaño mucho menor; Quercus rubra o “Roble americano rubra”, de gran desarrollo y follaje amplio, de color verde claro durante la vegetación y rojizo poco antes de caer; Quercus coccínea o “Roble Americano”, de mediano desarrollo y crecimiento mucho más rápido que los anteriores; su follaje se torna rojizo en el otoño.
Sauces. Arboles por lo general poco empleados y poco recomendables para cultivar en los jardines, salvo el llamado “Sauce llorón” (Salix Babylonica), que constituye un gran ornamento para lugares situados a orillas de lagunas, ríos, etc. Sé recomienda plantarlo solitario o constituyendo grupos de dos o tres, para aumentar así su efecto decorativo. Para terrenos muy anegadizos se recomiendan otras especies, tales como: Salix cinérea, Salix Alba (“Sauce Álamo”), Salix caprea, que se cubre en invierno de flores blancas, etc.
Sófora (Sophora japónica”). Hermoso árbol de follaje lustroso que se presta para formar calles, avenidas y grupos, o también como decoración aislada. Es muy rústico y requiere suelos sueltos v algo húmedos. Su floración es fragante y de color blanco amarillento.
Tilos. Arboles de mediano porte que prefieren los suelos frescos y fértiles; algunas especies adquieren gran desarrollo. La flor es poco vistosa pero muy aromática y suele usarse en infusiones teíferas. Las especies más conocidas son: Tilia platvphvlla o Tilia europaca, llamada también ‘Tilo de Holanda”; Tilia vulgaris, con follaje de color verde claro; Tilia tomentosa o Tilia argéntea, llamado también “Tilo Plateado” por tener este aspecto el revés de sus hojas.