Tag-Archivo para » nombres flores «

Martes, junio 30th, 2009 | Author:

La multiplicación de las gloxinias se puede hacer por semillas, en invernáculo durante el invierno y principios de la primavera, en macetas preparadas con tierra muy fina y liviana; la maceta habrá sido sumergida previamente en agua con el objeto de que retenga la humedad necesaria, pues no es aconsejable regar después de hecha la siembra.

Viernes, febrero 06th, 2009 | Author:

Fertilizantes hormónicos.
Uno de los últimos descubrimientos que mayor trascendencia han tenido en el campo de la biología vegetal ha sido el de los llamados “fertilizantes ho rmóniecs”. Constantes experiencias de laboratorio demostraron que las plantas necesitan para desarrollarse normalmente, de ciertas substancias que se denominaron “hormonas vegetales” y que dichas substancias podían serles administradas desde el exterior para estimular su desarrollo, fertilidad y precocidad.
En el comercio especializado hoy día pueden adquirirse ciertas hormonas vegetales, principalmente la “auxina”, que más que nada se utiliza como estimulante del desarrollo radicular en gajos, estacas, etc. Generalmente la técnica de empleo se limita a introducir y remojar en un liquido hormónico, previamente a la plantación, los gajos y estacas que interesan; la aplicación en forma de riegos puede también utilizarse aunque choca con el inconveniente de ser menos eficaz y de mayor costo.
La ciencia continúa sin descanso indagando en el pro-metedor campo de los fertilizantes hormónicos; mediante su aplicación experimental se ha logrado duplicar y hasta triplicar el rendimiento de ciertas cosechas, como asimismo conseguir la fertilidad de especies normalmente infértiles. Los magníficos resultados obtenidos y los esfuerzos que se realizan para investigar nuevas hormonas y perfeccionar los métodos de aplicación, hace predecir, para un futuro no muy lejano, un cúmulo de extraordinarios resultados prácticos, al alcance de todo cultivador.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Estatuas y otros adornos del jardín. La estatuaria de los jardines deberá siempre planearse con mucha prudencia. Hemos conocido jardines que más que tales se asemejaban a museos. Y para peor de males la mayor parte de las obras eran burdas imitaciones cu cemento armado de obras clásicas. El efecto es realmente chocante. Es muv fácil que caigan en ello descendientes de los peninsulares itálicos. La herencia de los majestuosos jardines italianos tienen en ellos gran influencia, mas no comprenden que lo clásico ha pasado, los tiempos cambian y todo lo que quiera asemejarse a un otrora mejor hace caer sin querer en la cursilería.
La estatuaria de un jardín ha de ser lo más simple posible, dependiendo ella de la importancia de ese jardín. Si se posee un mármol bueno, se le destinará un lugar de honor. Si no se dispone más que de una imitación o de una estatua modesta, ella deberá ser ubicada disimuladamente, aunque proporcionándole el marco que su falta de ostentación merece.
En un jardín de medianas o reducidas dimensiones no recomendamos estatuaria alguna. A lo sumo podrá permitirse uno que otro de esos vistosos enanitos que suelen encontrarse en el comercio del ramo pero, en lo que a nosotros respecta, no lo aconsejamos.
Como adornos complementarios de un jardín pueden indicarse los relojes de sol, bebederos para pájaros del tipo que se encuentran en nuestras plazas y paseos públicos, bancos de madera, de mármol o de material, pajareras, pequeños palomares con aspecto de pagodas en miniatura, etc. No nos arriesgamos a recomendar nada especialmente porque consideramos que ello debe quedar más que todo a criterio del interesado.