Tag-Archivo para » monitor de jardineria «

Domingo, marzo 29th, 2009 | Author:

Los riegos deben ser frecuentes y la distribución de abonos líquidos con los mismos es la práctica más recomendable para mantener a las plantas fuertes y sanas. Los abonos son perjudiciales cuando se distribuyen en el momento de la formación de los botones, pero altamente favorables en cualquier «tra época; los más convenientes son aquellos que posean un alto tenor de potasio y fósforo. Cuando los botones florales se hacen bien aparentes será muy ventajoso substituir los abonos completos por una solución de sulfato de amonio en proporción de un gramo por litro de agua.

Viernes, febrero 06th, 2009 | Author:

Las operaciones en la fertilización de un suelo podrían resumirse en 10 puntos:
1) Conocer, aunque solo fuera aproximadamente, la composición del suelo. En general nuestros suelos son fértiles, pero raramente bien compensados; así por ejemplo, en los alrededores de la Capital Federal se requieren abonos ricos en calcio y fósforo, y raramente en potasio y nitrógeno.
2) Debe procurarse usar siempre abonos completos, vale.decir, que proporcionen al suelo todos los elementos indispensables, en las debidas proporciones, pero sin omitir ninguno. Así per ejemplo, un suelo rico en potasio y pobre en los demás elementos, le es muy conveniente una abonadura con guano de aves marinas, o bien una mezcla de superfosfato de calcio y sulfato de amonio.
3) Cuando se requieran efectos rápidos será preciso emplear abonos químicos, o en caso de no disponer de ellos, abonos orgánicos de rápida asimilación. El máximo efecto se logra cuando se disuelven en agua y se aplican en forma de riegos al pie de las plantas y evitando que lleguen al follaje.
4) Cuando se desee una asimilación lenta o progresiva, se dará preferencia a los abonos de origen orgánico.
5) Se abonarán plantaciones establecidas distribuyendo los abonos alrededor de las plantas, pero de manera que queden alejados del pie de las mismas unos 30 centímetros, si se trata de matas de poco porte, de 50 centímetros cuando se trata de matas altas o arbustos, y de 1 a 5 metros, cuando se trate de arbustos grandes o árboles.
6) Al comienzo de un cultivo las abonaduras se harán, preferentemente, un mes antes de la siembra.
7) Es siempre preferible abonar de menos que de más; mpre quedará tiempo para ir incorporando gradualmente nuevos abonos.
8) Cuando se trate de abonos químicos se procurará adquirirlos en casas responsables, que garanticen su pureza y eficacia. Conviene más adquirirlos sin mezclar y realizar la combinación, cuando ella fuese necesaria, por cuenta del propio interesado y poco antes de su aplicación.
9) Antes de efectuar la mezcla de dos o más abonos se averiguará si tal procedimiento está permitido;representa un gráfico fácil de comprender que se refiere al punto tratado. •
10) Los abonos, cualquiera sea su naturaleza y origen, no deberán dejarse nunca a la intemperie ni en lugares húrnedos. Los estiércoles se conservarán en estercoleras de mam-postcría; el guano, el nitrato de sodio, el nitrato de potasio, el cloruro de potasio y, en general, todos.los abonos orgánicos y químicos nitrogenados, serán conservados en lugar cerrado y seco para evitar que pierdan sus propiedades fertilizantes.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Un jardín, hasta el más modesto, debe tener nn camino; a medida que aumenta su tamaño, crecerá proporcionalmcnte él número y el tamaño de sus caminos.
Nunca deberá construirse un camino de tierra: es antiestético, difícil de mantener y sucio. A lo sumo podrá permitirse en concepto de senda de algún rincón que imite lo agreste.
Todo camino deberá ser realizado sobre cimiento compacto. Deberá ser duro, un verdadero pavimento.
Algunas veces se construyen caminos de arena. Si bien poseen la ventaja de su baratura y de asimilar rápidamente el agua de lluvia, no son recomendables. Resultan incómodos al paseante, deben ser emparejados constantemente, producen un efecto poco atractivo y deben reponerse con frecuencia.
La liarnada entre nosotros “granza”, que es ladrillo fraccionado en porciones muy pequeñas, la grava o “canto rodado” y los guijarros en general, pueden ser considerados como constituyentes de un pavimento muy decorativo. Otro tanto puede decirse del polvo de ladrillo apisonado.
El pavimento de cemento armado formando un solo block, es práctico pero poco estético. El de ladrillos enteros dispuestos de muy distintas maneras con el objeto de formar varios tipos de dib ujos, ofrece muy buen aspecto pero resulta poco económico; además presenta la desventaja de tener que limpiarse con frecuencia para evitar que se apague su tono rojizo característico, y el de permitir que crezca en su superficie musgo (en lugares húmedos) o plantas silvestres entre los espacios libres.
Los pavimentos realizados con lajas de piedra son, en nuestro concepto, los más indicados para todo tipo de jardín. Dejando separaciones adecuadas entre las lajas y sembrando césped entre ellas, permiten obtener los más variados efectos decorativos y son, además, prácticos desde todo punto de vistaEn la figura se han representado algunos de los dibujos que pueden lograrse.
En contra del pavimento de piedra podría alegarse que es poco económico. Si tal resultase, la solución es fácil: reemplazar la piedra natural con lajas artificiales de cemento armado, La confección de estas lajas no puede ser más sencilla, debiendo fabricar para ello el molde (de madera o cintas flexibles de hierro), preparar una argamasa compuesta de tres partes de arena por una de cemento pordand, vertirla dentro del molde de manera que no lo llene completamente, dejar que se endurezca un poco, y por último rellenar el molde hasta el tope con una mezcla constituida por dos partes de arena fina por una de cemento blanco. Esta última mezcla, si se desea, puede ser combinada con anilinas apropiadas para dar a las lajas algún tono determinado. En la figura se ha representado esquemáticamente todas estas operaciones para facilitar su interpretación.