Tag-Archivo para » manual jardineria «

Jueves, septiembre 16th, 2010 | Author:

Jardinería de interior.
Plantas de hojas decorativas para la ventana.
En muchas ocasiones el alféizar de una ventana o un mueble localizado cerca de un balcón nos permite colocar alguna plañía que no sen de gran tamaño. El ideal además, es que no sea demasiado delicada y se pueda mantener todo el año.
Las plantas de pequeño tamaño con hojas decorativas son siempre un detalle agradable y natural que complementan otras opciones decorativas. De hecho pueden combinarse con fotografías familiares y objetos de colección.
Hemos elegido algunas que pueden servir como idea, todas tienen en común que no crecen deprisa. no destacan por sus flores llamativas, pero son atractivas por la singular forma y color de sus hojas. Sus precios varían de las 5 a las 15 eu.

Martes, julio 27th, 2010 | Author:

Desde el mes de febrero a finales de marzo, una gran parte de árboles, arbustos y vivaces del jardín tienen importantes transformaciones internas, que hacen que las yemas destinadas a formar hojas sean convertidas en yemas para formar flores y como consecuencia posteriormente frutos y semillas. En los meses anteriores, unas veces por motivo de las bajas temperaturas, y en otros casos por razones distintas, se han generado transformaciones internas que se manifestarán en el período posterior. Es importante que las plantas cuenten en el momento que inician su actividad con las reservas de nutrientes en el sucio para que su desarrollo sea el mejor posible. Por esta razón en los meses de febrero y marzo es adecuado realizar las aportaciones de abonos y enmiendas orgánicas, siertipre que las temperaturas no sean muy bajas.
En este mes y hasta mediados de marzo, según zona se procede a la plantación de arbustos y árboles a raíz desnuda y por supuesto las plantaciones en tiesto con cepellón, que pueden prolongarse hasta inicios de junio con las precauciones lógicas en función del clima.
El mes de febrero es adecuado para instalar un sistema de riego automático que nos evitará problemas y trabajo en los meses siguientes, en especial en el verano y durante las vacaciones. Para las jardineras de las terrazas es recomendable emplear sistemas de riego por goteo, que evitarán desagradables sorpresas en el largo verano. Como es el momento de prepararlas para las nuevas plantaciones de plantas de temporada, es adecuado prever las posibles instalaciones.
Si disponemos de césped, antes de que empiecen las siegas revisaremos los cortacéspedes. Lo primero las cuchillas, que es posible estén poco afiladas y haya que sustituir, también limpiaremos y engrasaremos, si se precisa, las partes móviles.
De igual forma sustituiremos partes deterioradas de la carcasa.
A partir de mediados de mes y hasta febrero podemos abonar el césped con abonos de lenta liberación. Con ellos evitamos los problemas de exceso de crecimiento del césped y deficiencias.
También es el momento de perfilar los bordes del césped, cerca de bordillos y macizos.
Si no hace demasiado frío podemos dividir por mata las plantas vivaces, separando plantas con raíces que plantaremos en otros lugares, como es el caso de romeros, (polillos J santolinas.
En los macizos plantar bulbos que florecerán en primavera y preparar el suelo para las especies de temporada, limpiando y añadiendo al suelo mantillos, turbas o estiércol.

Viernes, febrero 06th, 2009 | Author:

Como punto de partida de una abonadura inicial podrá considerarse en la mayoría de los casos como dosis adecuada la que figura en las tablas bajo el rótulo “Dosificación normal”. La misma corresponde al abono distribuido uniformemente, en una hectárea e íntimamente mezclado con la tierra, en un espesor de 10 centímetros. En casos especiales, como por ejemplo en suelos muy empobrecidos o cuando se desee un repunte apreciable de la plantación, podrá irse aumentando gradualmente la dosis normal, hasta llegar a la “máxima”. De ninguna maneta conviene sobrepasar estas últimas cifras.

Viernes, enero 02nd, 2009 | Author:

Ilex aquifoli.v— Arbusto de la familia de las Aquifoliáceas que prospera bien en terrenos frescos y climas más bien fríos. Presenta hojas brillantes, dentadas y espinosas, flores poco aparentes, frutos bonitos de color rojo. Tiene algunas variedades de jardín, tales como la angustifolia y la marginata alba.
Jazmines.—Tratados detalladamente en la Parte Especial de esto Libro.
Laurel.—El género Lauras agrupa a varias especies, tipos y formas cultivadas en jardinería. Así por ejemplo: el Lauras nobilis, llamado entre nosotros “Laurel de España” que en condiciones ambientales adecuadas forma un verdadero árbol, pero que en otras oportunidades no pasa de ser un arbolillo, y hasta un arbusto. Es rústico, poco exigente en lo que se refiere al suelo, pero apetece la humedad; su follaje puede tallarse con facilidad y obtener así formas geométricas muy compactas. Las hojas son muy aromáticas y se utilizan como condimento.
El Laurus camvhora o “Alcanforero”, debería ya considerarse como un verdadero árbol; es originario de Oriente y prospera bien en climas templados. Sus hojas son aromáticas y de sus ramas y raíces se extrae el alcanfor.
Pertenecen a la familia de las Lauráceas.
Leonitis Leonarus.—Es un arbusto africano, de 1 a 2 metros de altura, fácil de cultivar, con flores de color rojo, tubulares y de corona velluda. Pertenece a la familia de las La-biáceas y florece desde el verano hasta el otoño.
Libonia floribunda.—Arbusto amatorrado originario del Brasil, cuyo follaje es’de color rojizo cuando nuevo; en la primavera florece abundantemente, presentando colores combinados que van del rojo al amarillo. Pertenece a la familia de las Acantáceas.
Ligustros.—Arbustos muy conocidos y empleados en jardinería para la formación de cercos, y menos frecuentementecomo plantas aisladas; se cultivan por so follaje aunque sus flores, dispuestas en racimos terminales, son también decorativas. Son rústicos, poco exigentes, resistentes a las enfermedades y plagas, aunque a la hormiga negra le apetece bastante; rebrotan con vigor después de la poda y forman follaje tupido. La especie más cultivada es el Ligustrum japonicum, que puede usarse para cercos o como arbolillos de copa redonda, o también tallarlos en la forma geométrica que se desee. Hay muchas variedades introducidas en jardinería.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Las plantas inferiores más recomendables para formar una pérgola son, en general, todas aquellas que pueden vegetar bien a la sombra, o a la media sombra, y que necesitan cierta protección contra el frío. Así por ejemplo, citaremos-
Rosales enanos de pie para cultivar entre los pilares de una pérgola de rosas. Deberán preferirse las variedades reflorescientes.
Jazmines, como el, para colocar al pie de los pilares.
Heléchos v Begonias, siempre que queden protegidos al lleoar el invierno.
Espárragos, como por eíemplo las especies Asparaeus acutifolins. A. ofHcinale, A. Svrenaeri, oue adornan muy bien una pérgola verde, como podría ser la de A. pluntosus.
Oxalis, dracenas, perillas, acónitos,
Aristoloqotas, Bromelias, algunas cactáceas. Verónicas, Colocastas, etc., etc.
Un muro desprovisto de vegetación siempre causa mal efecto, debiéndose por lo tanto disimular y, si fue ra posible, transformarlo en algo decorativo. Nada más fácil si se sabe cubrir adecuadamente.
Para lograr esto deberá verificarse, antes que nada, la situación y las condiciones a que se halla sujeto ese muro. Si se halla expuesto al sol, caso que se denomina “muro caliente”, requerirá cierto tipo de plantas; si lo está a la sombra —lo que podría traducirse por humedad— se llama “muro frío” y requerirá otro tipo de vegetación.
Los muros pueden pertenecer al jardín propiamente dicho o ser los correspondientes a la casa, galpones, vecinales, etc. La diferencia entre unos y otros estriba en que los primeros pueden dejar intersticios y agujeros que permitan el alojamiento de plantas, mientras que los segundos deben ser forzosamente lisos, y casi siempre rebocados.