Tag-Archivo para » mantenimiento jardin «

Jueves, mayo 20th, 2010 | Author:

Mantenimiento de parques y jardines.
EPOCA DE LIMPIEZAS.
Tanto en los jardines exteriores, como en las terrazas y en las plantas de interior, la limpieza y desinfección de los sustratos son tareas fundamentales en este mes. Sobre las ramas y troncos de los árboles que ahora no tengan hojas, se puede aplicar un aceite preparado para atacar a los posibles parásitos. Para combatir la aparición de malas hierbas habrá que añadir un herbicida químico, que aniquile los órganos subterráneos de estas malas hierbas. Si hemos plantado árboles o arbustos nuevos conviene realizar la técnica del acolchado o ‘ mulching”. Consiste en cubrir el suelo con una capa de unos 10 cm de grosor, a base de pajas, ramitas y césped triturado. Así se limpia el suelo de hierbas y se facilita la degradación de materias orgánicas.

Sábado, abril 25th, 2009 | Author:

Las enfermedades y plagas más comunes, son las siguientes:
Oidiim, que se manifiesta en las hojas bajo el aspecto de manchas blancas pulverulentas que más tarde adquieren un tinte pardusco. Se combate eficazmente por medio de espol-voreos con azufre.
Antracnosis, apareciendo sobre las hojas y frutos concreciones parduscas. Se contraía esta enfermedad pulverizando las plantas cada 20 ó 25 días, con caldo, bórdeles al 1 %.
Vaquita de los melones, pequeño insecto cascarudo de color anaranjado con manchas negras, que se alimenta de las hojas. Puede combatirse con pulverizaciones arsenicales, de acuerdo a lo explicado en artículos anteriores.
Chinches de los zapallos, que si bien solamente en ataques muy intensos pueden ocasionar daños de importancia, podrán ser eliminadas mediante pulverizaciones nicotinadas.

Viernes, enero 02nd, 2009 | Author:

Ilex aquifoli.v— Arbusto de la familia de las Aquifoliáceas que prospera bien en terrenos frescos y climas más bien fríos. Presenta hojas brillantes, dentadas y espinosas, flores poco aparentes, frutos bonitos de color rojo. Tiene algunas variedades de jardín, tales como la angustifolia y la marginata alba.
Jazmines.—Tratados detalladamente en la Parte Especial de esto Libro.
Laurel.—El género Lauras agrupa a varias especies, tipos y formas cultivadas en jardinería. Así por ejemplo: el Lauras nobilis, llamado entre nosotros “Laurel de España” que en condiciones ambientales adecuadas forma un verdadero árbol, pero que en otras oportunidades no pasa de ser un arbolillo, y hasta un arbusto. Es rústico, poco exigente en lo que se refiere al suelo, pero apetece la humedad; su follaje puede tallarse con facilidad y obtener así formas geométricas muy compactas. Las hojas son muy aromáticas y se utilizan como condimento.
El Laurus camvhora o “Alcanforero”, debería ya considerarse como un verdadero árbol; es originario de Oriente y prospera bien en climas templados. Sus hojas son aromáticas y de sus ramas y raíces se extrae el alcanfor.
Pertenecen a la familia de las Lauráceas.
Leonitis Leonarus.—Es un arbusto africano, de 1 a 2 metros de altura, fácil de cultivar, con flores de color rojo, tubulares y de corona velluda. Pertenece a la familia de las La-biáceas y florece desde el verano hasta el otoño.
Libonia floribunda.—Arbusto amatorrado originario del Brasil, cuyo follaje es’de color rojizo cuando nuevo; en la primavera florece abundantemente, presentando colores combinados que van del rojo al amarillo. Pertenece a la familia de las Acantáceas.
Ligustros.—Arbustos muy conocidos y empleados en jardinería para la formación de cercos, y menos frecuentementecomo plantas aisladas; se cultivan por so follaje aunque sus flores, dispuestas en racimos terminales, son también decorativas. Son rústicos, poco exigentes, resistentes a las enfermedades y plagas, aunque a la hormiga negra le apetece bastante; rebrotan con vigor después de la poda y forman follaje tupido. La especie más cultivada es el Ligustrum japonicum, que puede usarse para cercos o como arbolillos de copa redonda, o también tallarlos en la forma geométrica que se desee. Hay muchas variedades introducidas en jardinería.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Rosales Cuando se emplean especies híbridas reflorescientes se suele lograr efectos bellísimos, con las ventajas de gozar de una floración abundante y continuada. No se recomiendan las variedades que no son remontantes porque la floración se producirá solamente una vez al año.
Glicinas.—(Wistaria, sp.). Pueden constituir una de las pérgolas más bellas, ya sea por su aspecto como por su delicado perfume. El ramaje logra hacerse muy entrelazado, razón por la cual los pilares y travesanos no se desvisten totalmente con la caída de las hojas. Son de crecimiento rápido y producen flores en racimos, de color blanco, lila, violáceo, etc.
Santa Rita (Bougainvillea, sp.).—Son plantas de la familia de las Nictagináceas, del tipo enredadera, perennes, de follaje muy tupido que se presta admirablemente para cubrir muros y formar pérgolas. Por lo general son algo sensibles al frío, pero una vez que arraigan presentan una rustucidad digna de mención.
Las flores son insignificantes y desprovistas de valor estético, pero sin embargo se hallan respaldadas en brácteas agrupadas, de colores llamativos, que las hacen muy decorativas.
La mayor parte de especies y variedades introducidas en jardinería son muy recomendables, pudiéndose citar entre ellas: Bougainvillea glabra, muy conocida, quizás la más resistente al frío, con flores de color lila rosado; de ella se han derivado variedades como la Salderiana, con flores de color violáceo purpúreo, y la conocida en el comercio con el nombre de Salderiana Variegata, con flores rosadas y follaje con manchas blancas.
Jazmines. Entre las pérgolas perfumadas, la de los jazmines gozan de grandes preferencias. La especie que ntás se presta para formarlas es la Ja$minum grartdiflorum.
Podrían nombrarse también como formadoras de pérgolas a muchas otras especies, por eíemplo: campanillas, erramos, heléchos espárragos, madreselvas, aristoloquias, etc. La elección de la especie queda a criterio de su realizador. Pero éste, para evitar ulteriores desencantos, deberá hallarse bien compenetrado de las exigencias, condiciones de vida y demás característica'; de las plantas.