Tag-Archivo para » jardineria sevilla «

Martes, marzo 24th, 2009 | Author:

Pero aquí nosotros nos hemos de ocupar del “Crisantemo San Vicente” o “Crisantemo de Otoño”, más a menudo llamado “Crisantemo de la China” (Chrysanthemum sinensis^ o “Crisantemo de la India” (Chrysanthemum indicum), por ser el tipo botánico que ha dado lugar a los crisantemos de jardín de grandes flores plenas. Es una planta vivaz como los Asters, con tallos semileñosos, anuales, que mueren todos los años con la llegada del invierno y vuelven a formarse en la primavera; son más o menos ramificados, de 0,30 a 1,50 m. de altura. Las hojas, alternas, son ovales y con bordes lobados. El tallo es terminal, vale decir, que termina en un botón floral que generalmente aborta y provoca la aparición de las primeras ramificaciones. La floración (inflorescencia) es en realidad un corimbo de capítulos; cada capítulo está formado por las verdaderas flores (cada “pétalo” en realidad integra una verdadera flor), siendo heterógamo, es decir, que está formado por flores sexualmente distintas: las de la periferia del capítulo son femeninas, generalmente estériles; las del centro, hermafroditas y a menudo fértiles. Esta disposición floral es característica de las plantas que pertenecen a la familia de las Compuestas.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Pero si hemos de ser fieles a la Historia misma, ha de reconocerse que el tipo clásico de jardinería inglesa, llamado “paisajista”, está imitando a los jardines chinos. A los chinos, precisamente, les cabe la honra de ser los primeros que hicieron jardines imitando a la Naturaleza; a los ing- s-es, en cambio, les cupo el honor de ser los primeros occidentales que transportaron la novedad a Euiopa.
Un antiguo escritor chino, Lieut-Chen, describe un jar din del siguiente modo: “El arte de hacer jardines consiste en la combinación de una vista agradable, de una vegetación abundante, sombra, soledad, reposo, iodo esto preparado de modo que se pueda eludir los sentidos y hacerles creer que es realmente la Naturaleza. La diversidad es el principal atractivo del paisaje natural; es necesario imitarla en los jardines y esceger con cuidado un terreno que nos facilite también formar colinas, valles, gargantas, ríos, cascadas y lagos, con plantas apropiadas. La simetría cansa y disgusta”.
Mejor no se puede diseñar un jardín natural. Lord Ma-cartnev, embajador en China a fines del siglo XIX. describe el jardín de invierno del Palacio Imperial de Pekín donde se hospedaba, de la siguiente manera: ‘En una superficie de 275.000 metros cuadrados, montañas, lagos y ríos han sido creados por la mnno del hombre. Es una naturaleza artificial pero trabajada de manera tal que admira por su abundosidad.
Las montañas están cubiertas de árboles floridos, los ríos cortados por puentes toscos de formas diversas y navegados por barcas elegantes y suntuosas; en los lagos existen islas con espesa vegetación. Aquí y allá, en medio de esta naturaleza de hojas y flores, vénse enredaderas colocadas en los bordes de las eminencias, amenazando arrollar a las otras plantas, todo esto transportado allí con gran gusto”.