Tag-Archivo para » jardin «

Lunes, marzo 16th, 2009 | Author:

Coleus
Planta de la familia de las Labiaceas, recomendadas por la riqueza y variedad de colores de sus hojas para integrar la formación de mosaicos, borduras, etc. Su porte es más bien pequeño, ya que raras veces sobrepasa los 50 centímetros de altura; sus hojas son aovadas, puntiagudas, dentadas, de un tinte verde amarillento manchadas de rojo en el centro.
Puede reproducirse por gajo, pero la manera más sencillaes hacer almacigos al abrigo durante el invierno. Cuando las plantitas desarrollan sus primeras hojas se trasladan a pequeñas macetas y se colocan en sitios resguardados hasta octubre o noviembre, meses en que pueden trasplantarse de asiento al aire libre, donde pueden quedar hasta la entrada del tienkpo frío.
Se conocen distintas variedades, siendo las más comunes las que ostentan flores azules y blancas, verticíladas y dispuestas en racimos.
Esta planta, que es anual al aire libre, es vivaz en invernáculo. A veces se la conoce con el nombre vulgar de “Cretona”.

Lunes, marzo 16th, 2009 | Author:

Clarkia
Planta anual de la familia de las Onacrariáceas. que generalmente llega a unos 40 centímetros de altura. Es de rápida vegetación.
Sus flores, que suelen aparecer en el verano, son abundantes y muy elegantes, dispuestas en racimos de distintos colores, rojo, rosa, blanco, etc.
La semilla se siembra en almacigos durante la estación primaveral para trasplantar de asiento a conveniente distancia unos 30 ó 40 días más tarde.
También puede sembrarse en almacigos en otoño para ser trasplantadas en primavera.
Las variedades más conocidas son la Clarkia Pulchella y la Clarkia Elegans.
Requiere para su buen crecimiento, tierras bastante humíferas y livianas.

Miércoles, febrero 25th, 2009 | Author:

Si este injerto se practica en primavera, cuando la savia permite levantar sin dificultad la corteza provista de yemas, se llama “a ojo despierto”, y a “ojo durmiente” se llama cuando se hace a fines del verano con una yema de rama del mismo año. Injerto de aproximación y Injerto de escudete.

Viernes, febrero 13th, 2009 | Author:

En las flores de un solo sexo la fecundarían se realiza de distinta manera que tratándose de flores hermafroditas. El polen de una masculina llegará al estigma de una femenina, bien cayendo sobre ella, bien transportado por el viento, o por intermedio de los insectos, que en este caso vienen a prestar su ayuda como agentes poderosos; ejemplo de ello es la abeja.
El hombre también interviene muchas veces, pero científicamente y sabiendo de antemano cómo ha de prestar su concurso: es lo que se denomina fecundación artificial.

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Los abonos, de acuerdo a su naturaleza, podrían deificarse en dos grandes grupos: 1), Orgánicos; 2), Inorgánicos, químicos o minerales.
Entre los abonos del primer grupo ocupan el primer lugar los estiércoles. Sen abonos completos por cuanto contienen todos los elementos químicos que los vegetales necesitan para su normal desarrollo, pero desgraciadamente estos elementos entran en proporciones poco equilibradas y en cantidades pequeñas en relación con la gran masa que representan, poi lo que deberán ser complementados con otros fertilizantes apropiados. Aún así son abonos poco menos que insustituibles porque poseen jna condición de valor insuperable: la de ser íor-madores de humus y correctores de la estructura del suelo.
Según procedan de uno u otro tipo de animal, de una u otra zona de crianza, el valor fertilizante varía de manera apre-ciable. Lo primero queda claramente expuesto en el cuadro que incluimos a continuación:

Dosif.   Nitrógeno Fótforo   Potasio   Ca¡clu
Estiércol de granja, fresco . 35-70 0,40 0.20 0,45 -Estiércol de granja, conserv.   35-70    0,50    0,25    0,53       —
Estiércol de bovino …… 35-70 0,35 0,13 0,35 –
Estiércol de equino……. 10-70 0,65 0,25 0,50 –
Estiércol de ovino . . . ….. 10-25 0,80 0.80 0,85 –
Estiércol de porcino……. 25-50 0,45 0,20 0,80 –
Excrementos humanos….. 25-50 0,36 0,16 0,15 —
Estiércol de gallinero …..     1.3 2,50 1,80 1,50 4,50
Guano de aves marinas …   0,2-1     11,50   16,80    2,50    19,-Las cifras primeras de la columna “Dosificación” se ve-fieren a la normal; las segundas, a la máxima permitida (en Kg. por hectárea).

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Preparación del terreno y del suelo.—La preparación del terreno tiene una importancia considerable para el porvenir del jardín.
En primer término el jardinero elegirá, de acuerdo a sus conocimientos, la tierra que él crea más fértil, con el objeto de evitar mayores trabajos en el futuro. Por consiguiente, es preferible aquella que tenga la mayor cantidad de humus o elementos vegetales en estado de descomposición.
Al mismo tiempo es menester retirar del terreno todas las otras materias que son inútiles o pueden perjudicar el desarrollo de las plantas, es decir, tallos duros, raíces, piedras, etc.
Desde un punto de vista práctico un suelo puede considerarse formado por dos capas: una superficial o “capa laborable” que alcanza una profundidad de 40 centímetros, y una profunda o “subsuelo”, que sigue a la anterior y alcanza hasta unos 80 centímetros de profundidad. El suelo que verdaderamente interesa es el que está representado por la primera capa; en ella se desarrollan las raíces de la mayor parte de plantas de jardín (nos referimos a las florales), encontrando allí las substancias nutritivas que necesitan. A mayor profundidad la fertilidad decrece y la cohesión es mucho mayor; alcanzarán estas capas las plantas de gran porte, árboles, arbustos, etc., y otras que por tener un sistema radicular vigoroso, puedan pe netrarlas. Las raíces de los árboles recorren a veces distancias extraordinarias, yendo en busca de la humedad necesaria y de los alimentos (sales minerales) que puedan encontrarse disueltos en la misma.
Las labores del suelo tienen por objeto, entre otros, dividir y desmenuzar la masa terrea que ha de estar en íntimo contacto con las raíces de los vegetales que se cultivan, logrando: 1) la aereación y meteorización necesarias para activar las reacciones bioquímicas del suelo, y con ello la descomposición de las materias orgánicas que han de convertirse en elementos nutritivos para los vegetales; 2) la fácil penetración de las raíces; 3) la incorporación de abonos hasta una profundidad adecuada; 4) la mejor conservación de la humedad del suelo, etc.

Viernes, enero 02nd, 2009 | Author:

Cestrum. Solanáceas arbustivas, tropicales y subtropicales, muv rústicas, poco exigentes, de las cuales se conocen unas 150 especies. Las más conocidas y apreciadas son: Cestrum nocturnum, con hojas ovaladas, flores medianas de color blanco amarillento que abren de noche y son muy perfumadas, ramaje caído; G. atiranticum, con flores de color naranja; C. elegans, con flores de color púrpura; C. Parauxi, con flores amarillas, muy perfumadas, etc.
Chamaecerassus. Caprifoliáceas ya mencionadas al hablar de los arbustos de hoja caduca. Entre los de hoja persistente pueden nombrarse: Ch. nítida, que permite ser tallada como los Boj; Ch. seinyervirens, de rápido crecimiento, flores de color blanco amarillento; Ch. pleata, con follaje de color verde obscuro, flores blancas y frutos violeta.
Cotoñe áster. Rosácea muy decorativa por su follaje, flores y frutos; es planta rústica, fácil de cultivar, de crecimiento irregular, altura variable. Flores axilares y pequeñas, frutos generalmente rojos. Las especies más cultivadas son: C. buUata, con flores de color blanco rosado y frutos rojos; C. affinis, de fruto negro y porte alto; C. horizontalis, C. mi-crophyüa, C. bwdfoUa, todas ellas con follaje delicado y colgante, flores blancas y frutos rojos.
Crataecus. Rosáceas ya mencionadas al hablar de losarbustos de hojas caducas. Los repetimos aquí porque generalmente se incluyen en los catálogos especializados una especie que denominan Crataegus Pyracantha, que botánicamente pertenece al género Pyracantha. Los más conocidos son: Pyracantha coccínea, muy decorativos por la gran cantidad de frutos rojos que cubren a las ramas durante el verano; P. angustifolia, más tardía y con hojas estrechas; P. crenzdata, P. yun-nanensis, etc.
Las Pyracanthas se clasifican muchas veces dentro del Genero de las Cotoneaster.
Cmssus sassilifolius. Leguminosa arbustiva, muy rú-s tica, porte bajo, compacta, con abundante floración (estival) de color amarillo. Se cultiva igual y tiene las mismas aplicaciones que las retamas.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Cedrón. Verbenácea que alcanza a veces más de 2 me tros de altura, hojas aromáticas, simples, de color verde claro las del año, muy empleadas en infusiones teíferas; flores pe quenas, blancas, de suave y delicado perfume, dispuestas en panículas terminales que aparecen desde el principio del verano y se mantienen más o menos constantemente hasta fines del otoño; ramitas y tallos muy delicados y quebradizos. La planta es rústica y tiene pocas exigencias; prospera bien a ‘a media sombra v en suelos frescos. Su nombre botánico es Lippia citriodora y se conocen algunas variedades de jardín. Se la conoce también con el nombre vulgar de “Hierba Luisa”.
Cerezos de flor (Cerassus, sp.). Rosáceas de gran efecto decorativo de las cuales existen muchas especies y variedades, de toda talla y características. En la época de floración se llenan de flores y ofrecen un precioso aspecto, máxime cuando se las ha cultivado en grupos más o menos compactos. Prefieren los suelos sueltos y poco húmedos; la poda les sienta mal. Las más cultivadas son: C. sieboldii, con flores de color rosado; C. pseudo cerassus, con flores blancas y variedades con flores rojas, veteadas, etc.
Chamaecerassus. Arbustos de rápido crecimiento, algu nos con hojas persistentes, de fácil aclimatación y adaptación al suelo, flores de colores variados. Las especies más conocidas son: Ch. fragantissima, originaria de China, con flores de color blanco amarillento que cubren casi totalmente a la planta y que son muy olorosas; Ch. tartárica, con flores de color rojo en el tipo, pero de otros colores en las variedades de jardín, por ejemplo: rubra, de color rosa fuerte; virginalis alba, de color blanco puro; grandiflora rosea, de color rosa vivo con borde blanco, etc

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Arbolillos y arbustos
La vegetación de un jardin puede dividirse, a grosso modo, en las cinco categorias siguientes: Céspedes, Matas, Arbustos, Arbolillos y Arboles. Los arbustos y los arbolillos representan la transición entre lo más pequeño y lo más grande.
Largo v tedioso sería el hacer una descripción de todos los arbolillos y arbustos que pueden incluirse en los jardines. El número sería tan elevado que nos veríamos en la obligación de escapar al tema central. Por esta causa, más que una descripción de cada una de las especies que interesan, haremos una cita de las mismas, por orden alfabético, clasificándolos de acuerdo a una de sus características principales: el follaje.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Estatuas y otros adornos del jardín. La estatuaria de los jardines deberá siempre planearse con mucha prudencia. Hemos conocido jardines que más que tales se asemejaban a museos. Y para peor de males la mayor parte de las obras eran burdas imitaciones cu cemento armado de obras clásicas. El efecto es realmente chocante. Es muv fácil que caigan en ello descendientes de los peninsulares itálicos. La herencia de los majestuosos jardines italianos tienen en ellos gran influencia, mas no comprenden que lo clásico ha pasado, los tiempos cambian y todo lo que quiera asemejarse a un otrora mejor hace caer sin querer en la cursilería.
La estatuaria de un jardín ha de ser lo más simple posible, dependiendo ella de la importancia de ese jardín. Si se posee un mármol bueno, se le destinará un lugar de honor. Si no se dispone más que de una imitación o de una estatua modesta, ella deberá ser ubicada disimuladamente, aunque proporcionándole el marco que su falta de ostentación merece.
En un jardín de medianas o reducidas dimensiones no recomendamos estatuaria alguna. A lo sumo podrá permitirse uno que otro de esos vistosos enanitos que suelen encontrarse en el comercio del ramo pero, en lo que a nosotros respecta, no lo aconsejamos.
Como adornos complementarios de un jardín pueden indicarse los relojes de sol, bebederos para pájaros del tipo que se encuentran en nuestras plazas y paseos públicos, bancos de madera, de mármol o de material, pajareras, pequeños palomares con aspecto de pagodas en miniatura, etc. No nos arriesgamos a recomendar nada especialmente porque consideramos que ello debe quedar más que todo a criterio del interesado.