Tag-Archivo para » foros jardineria «

Lunes, abril 27th, 2009 | Author:

Dahlia
Planta de raíces vivaces y bulbosas, tallos anuales, robustos, ramosos, de 50 centímetros a 2 metros de altura. Sus flores son terminales o axilares. Pertenece’a la familia de las Compuestas y son originarias de Méjico.
Las dahlias cultivadas en los jardines son híbridos de infinidad de cruzas realizadas entre las especies D. coccínea, D. gracilis, D. variahilis = D. rosea, etc. Las hay con flores simples, semidobles y dobles que presentan los más diversos tamaños y coloridos; se calcula que hay más de 3000 variedades catalogadas.
En jardinería es costumbre clasificarlas en: 1) “A flor de peonía” y “Decorativa”; 2) “A flor de cactus” o “Dahlias crisantemos”, que proceden de la especie D. juarezü; 3) “Variedades pompón”, que son plantas bajas, muy indicadas para macizos y con flores pequeñas, aglobadas y abundantes.

Miércoles, marzo 18th, 2009 | Author:

La multiplicación de la Convallaria puede hacerse de varias maneras, siendo !as más comunes la que se realiza por división de matas y la que se hace por semillas. En el primer caso la operación se efectúa durante el otoño o en invierno. Tratándose de siembra, esta se llevará a cabo en la primavera, en muy buena tierra, trasplantando las plantitas cuando se hallen bien arraigadas.
El lugar más conveniente para colocarlas en el jardín es a la medía sombra y proporcionándoles un suelo substancioso, fresco, mullidu v de consistencia areno-arcilloso. Los riegos deben ser frecuentes para mantener a la tierra siempre húmeda.
Es recomendable realizar los cultive* en macetas, enterrando éstas directamente en el suelo en lugar de hacerlo con las plantitas.
Si se realizan cultivos forzados podrá obtenerse floración durante casi todo el año.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

La importancia de las flores. Pretender significar aquí la importancia que tienen las flores en nuestro vivir diario, sería como exponer una de esas verdades de Perugrullo. Pero como debíamos iniciar el tema de alguna manera, nada nos parece mejor que hacerlo con la panegírica de uno de los más hermosos dones con que nos ha obsequiado la sabia Natura: las plantas florales.
No sabemos cantar como poetas porque somos agrónomos, pero somos sensibles a la belleza porque somos hombres y como tales tenemos un alma que, exteriorizándose o no, absorbe lo bello en beneficio de sí misma y del cuerpo que la posee. Tan cierto es esto que hoy día la Ciencia no niega, sino que por el contrario, lo sostiene cada vez con mayor brío, la rever-iión de la vieja máxima de Juvenal Mens sana in corpore sano. Considera que si bien es cierto que la salud del cuerpo es condición importante para la salud del espíritu, no es menos cierto que la salud del espíritu conduce con firme paso al estado saludable de la parte material de nuestro ser.
La belleza de las flores, ya sea por su valor estético, por su gracia, por su perfume, entra por los sentidos pero anida en nuestro espíritu, y es precisamente allí donde produce mayores beneficios.
Y como el hombre busca con ansias la sugestión de las flores, no se conforma con que la Naturaleza se las brinde espontáneamente. Nace así el cultivo, los jardines, vale decir. 1 deseo de poseer lo más cerca posible del lugar donde habita ese cumulo dr. belleza que arroba su espíritu, colaborando con hacerle más llevadera esta vida terrena.
Y situándose ahora en un plano menos ilusorio pero más práctico, no podemos negar que el cultivo de las flores adquiere una importancia extraordinaria. Los datos estadísticos nos dicen que son muchas las decenas de millones de pesos que se invierten anualmente en nuestro país para la explotación y comercialización de las .flores. Podemos decir con orgullo que la República Argentina está situada en un lugar de honor entre los países del mundo, en cuanto a producción y venta de productos florales. Posee importantes viveros en los alrededores de la Capital Federal, en Tucumán, bien llamada “el Jardín de la República”, al sud de la provincia de Buenos Aires, en Santa Fe. Entre Ríos, Mendoza, etc. Casi toda su producción es absorbida actualmente por los grandes centros urbanos y la demanda existente crece día a día. Se han efectuado exportaciones en pequeña escala de plantas florales, semillas y bulbos, demostrando con ello que existe un promisorio po anír.