Tag-Archivo para » e flores «

Martes, marzo 03rd, 2009 | Author:

En cuanto a la forma de realizar los riegos, pueden considerarse dos maneras distintas: 1) por proyección o aspersión, y 2) por infiltración. En el primer caso el agua se proyecta sobre los vegetales en forma de lluvia utilizando para ello mangueras o regaderas apropiadas. Es un sistema muy apropiado para jardines chicos o medianos; la lluvia al mojar él follaje lo refresca y lo libra de polvo que muchas veces obstruye los estomas, impidiendo el normal desenvolvimiento fisiológico del vegetal.
Tratándose de riegos de céspedes, es muy común v práctico el empleo de “‘sapos” y otros artefactos mecánicos que proyecten el agua finamente dividida.
Los llamados riegos por infiltración son aquellos en que el agua corre por la superficie del suelo, por acequias previamente preparadas y próximas a las filas de plantas. Se practican cuando el declive del suelo es favorable y cuando el otro tipo de riego mencionado resulta dificultoso o laborioso; al mismo tiempo permite más fácilmente la aplicación de un caudal mayor de agua. Una aplicación corriente de este tipo de riego lo tenemos, por ejemplo, en les casos de cercos de ligustrina, borduras, etc.

Jueves, febrero 19th, 2009 | Author:

Si realizamos el corte transversal de un tallo notaremos en él cuatro zonas bien definidas que son, nombradas de afuera hacia adentro, las siguientes: corteza, albura, corazón y médula. Entre las dos primeras se encuentra una capa formada por un tejido especial (meristema) que en la vida del vegetal es la encargada de producir el crecimiento del tallo por proliferación de sus células y, además, de favorecer la cicatrización cuando se producen heridas. Para que un injerto tenga éxito, el tejido meristemático de la púa y del patrón deben ponerse en íntimo contacto. De esta manera las células que integran a uno y a otro crecerán “entremezclándose” er.tre sí, y formando algo parecido a un solo individuo.