Tag-Archivo para » diseño jardineria «

Martes, marzo 24th, 2009 | Author:

Pero aquí nosotros nos hemos de ocupar del “Crisantemo San Vicente” o “Crisantemo de Otoño”, más a menudo llamado “Crisantemo de la China” (Chrysanthemum sinensis^ o “Crisantemo de la India” (Chrysanthemum indicum), por ser el tipo botánico que ha dado lugar a los crisantemos de jardín de grandes flores plenas. Es una planta vivaz como los Asters, con tallos semileñosos, anuales, que mueren todos los años con la llegada del invierno y vuelven a formarse en la primavera; son más o menos ramificados, de 0,30 a 1,50 m. de altura. Las hojas, alternas, son ovales y con bordes lobados. El tallo es terminal, vale decir, que termina en un botón floral que generalmente aborta y provoca la aparición de las primeras ramificaciones. La floración (inflorescencia) es en realidad un corimbo de capítulos; cada capítulo está formado por las verdaderas flores (cada “pétalo” en realidad integra una verdadera flor), siendo heterógamo, es decir, que está formado por flores sexualmente distintas: las de la periferia del capítulo son femeninas, generalmente estériles; las del centro, hermafroditas y a menudo fértiles. Esta disposición floral es característica de las plantas que pertenecen a la familia de las Compuestas.

Lunes, marzo 02nd, 2009 | Author:

CUIDADOS CULTURALES. No abundaremos aquí en datos y detalles por cuanto en la Parte Especial de este Libro se indicará, para cada especie en particular, las normas a seguir. Corresponde por lo tanto hacer aquí una breve exposición ordenada de las distintas operaciones que abarcan los cuidados que merece una plantación.
Riegos. Después de efectuado el trasplante se verifica rán los riegos de práctica. Un jardín bien proyectado deberá contar con depósitos de almacenamiento de agua cuya capacidad dependerá, como es obvio, de la superficie que ocupe. No es posible indicar con exactitud la relación del volumen nece sario de agua con respecto a la superficie del jardín, por cuanto las cifras variarían considerablemente de acuerdo a la zona, tipo de tierra, clase de plantas, clima, estación, etc. La práctica dará la cifra esperada.

Jueves, febrero 19th, 2009 | Author:

Si realizamos el corte transversal de un tallo notaremos en él cuatro zonas bien definidas que son, nombradas de afuera hacia adentro, las siguientes: corteza, albura, corazón y médula. Entre las dos primeras se encuentra una capa formada por un tejido especial (meristema) que en la vida del vegetal es la encargada de producir el crecimiento del tallo por proliferación de sus células y, además, de favorecer la cicatrización cuando se producen heridas. Para que un injerto tenga éxito, el tejido meristemático de la púa y del patrón deben ponerse en íntimo contacto. De esta manera las células que integran a uno y a otro crecerán “entremezclándose” er.tre sí, y formando algo parecido a un solo individuo.