Tag-Archivo para » cascadas «

Sábado, abril 25th, 2009 | Author:

Las enfermedades y plagas más comunes, son las siguientes:
Oidiim, que se manifiesta en las hojas bajo el aspecto de manchas blancas pulverulentas que más tarde adquieren un tinte pardusco. Se combate eficazmente por medio de espol-voreos con azufre.
Antracnosis, apareciendo sobre las hojas y frutos concreciones parduscas. Se contraía esta enfermedad pulverizando las plantas cada 20 ó 25 días, con caldo, bórdeles al 1 %.
Vaquita de los melones, pequeño insecto cascarudo de color anaranjado con manchas negras, que se alimenta de las hojas. Puede combatirse con pulverizaciones arsenicales, de acuerdo a lo explicado en artículos anteriores.
Chinches de los zapallos, que si bien solamente en ataques muy intensos pueden ocasionar daños de importancia, podrán ser eliminadas mediante pulverizaciones nicotinadas.

Martes, abril 21st, 2009 | Author:

Cruz de Jerusalén
Planta de la familia de las Cariofiláceas, originaria del Asia Menor, que forma matas de hasta un metro de altura, tallos rectos, flores reunidas en ramillete, con cinco pétalos de color rojo escarlata o de otros colores (blanco, rosa, cárneo, etc.) en las variedades de jardín. La especie más cultivada es la Lychnis chalcedonica, llamada también “Cruz de Malta”, “Ramilletes de Constantinopla”, Flor de Júpiter”, etc.
Prospera bien en terrenos mullidos, frescos y substanciosos. Se siembra de semillas en almacigos durante la primavera, o también desde agosto, repicándose en viveros para ser trasplantadas a la llegada de la época propicia. También se multiplica por división de matas, en otoño y primavera.
Las flores no aparecen hasta el año siguiente de la siembra.

Martes, marzo 17th, 2009 | Author:

Convallaria
Es una planta LlLIÁCEA, originaria de Europa, en donde crece espontáneamente en climas de montaña y lugares som breados y abrigados. Su nombre botánico es Conrallaria » y se la conoce por los nombres vulgares de “Lirio de los valles”, “Muguet”, “Flor de Mayo”,  Lágrimas de Salomón”, etcétera.
Crece hasta unos 25 centímetros de alto y en la planta tipo aparecen entre dos únicas hojas un tallo floral con flote-cillas colgantes, acampanadas, de color blanco o rosado  ex quistamente perfumadas.
Se han obtenido bastantes variedades de jardín que se emplean generalmente para adornar canastillos, borduras y si tíos sombríos; entre ellas pueden nombrarse la de “A flor blanca llena”, “A flor rosada”, “Albimarginata” con hojas brillantes fileteadas de blanco, “Albistrata”, con hojas estriadas de blanco, “Robusta”, de gran porte y muy florífera.

Viernes, febrero 27th, 2009 | Author:

El injerto de rama (figura) se hace más o menos como el de escudete. Se hace un corte en forma de T y luego se introduce el injerto atándolo al final como corresponde. En primavera puede hacerse con ramas del año anterior o a “ojo durmiente” al finalizar el verano, con ramas separadas del árbol en el momento en que se quiere poner en práctica este sistema.

Sábado, febrero 14th, 2009 | Author:

En la reproducción “asexual” o “vegetativa”, los caracteres de la planta hija serán exactamente los mismos de los de la planta que procede. Como única excepción de lo que antecede podrían mencionarse a ciertos injertos en donde el “pie” o “patrón” tiene influencia para transmitir nuevos caracteres a la “púa” o injerto propiamente dicho; estos son los que se denominan “híbridos por injerto”.

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Como la técnica jardinera dispone de infinitos medios para lograr sus objetivos, será siempre ella quien en la mayoría de los casos se adapte al suelo y al terreno, y no a la inversa. Por consiguiente, todo terreno ha de considerarse apto para el cultivo de plantas florales y decorativas.
Como factores inherentes al terreno podremos considerar, fundamentalmente, a la exposición y a su topografía. El primero tiene importancia en cuanto a la insolación y los vientos, y es modificable en parte. Un seto de altura apropiada puede dar sombra a una superficie o amortiguar la acción térmica o dinámica de determinado viento, si así se desea.
La topografía de un terreno en lo que respecta a su relieve (horizontal, inclinado, plano, abrupto, etc.) también es, en mavor o menor grado, modificable. Salvo opinión contraria, siempre es preferible y más económico adaptar la vegetación a la topografía, en lugar de modificar la primera a instancias de la última. lo que deberá cuidarse especialmente, de seguir este consejo, es el drenaje del terreno y la confección de desagües; el agua que no se aprovecha debe correr siempre v nunca estancarse.
Los factores inherentes al suelo son muchos: fertilidad, composición física, grado de acidez, humedad, etc. Nuestro mavor consuelo es que siempre se hallará una planta de jardín adaptable p1 suelo que poseemos. Pero si no nos conformáramos con ello, en cualquier momento estará a nuestro alcance modificar las características físico-químicas de ese suelo, pam poder cultivar en él con éxito la especie vegetal que nos interesa.

Viernes, enero 02nd, 2009 | Author:

Gardenias. Conocidas también con el nombre de “Jazmines del Cabo”, y tratadas en la Parte Especial de este Libro.
Genistas. Leguminosas (Papilionáceas) llamadas vulgarmente “Retamas”; son en general plantas muy rústicas, de follaje poco aparente y una floración tupida de extraordinaria belleza. Las especies más recomendables son: Genista monos-fcrma o “Retama Blanca”, con más de tres metros de altura y abundantes flores blancas que aparecen al final del invierno; Genista canariensis, de 1,50 a 2 metros de altura, floraciónamarilla en la primavera; Genista linifolia, muy rústica, píospera bien en climas marítimos, florece en la primavera abundantemente, siendo las flores de color amarillo. Existe otra especie, botánicamente clasificada como Spartium junceum y llamada vulgarmente “Genista de España”, que es muy cultivada entre nosotros, dándose muy bien en todos los suelos y presentando una abundante v perfumada floración de color amarillo, a mediados de la primavera.
Geranios. Se tratan en detalle en la Parte Especial de este Libro.
Heliotropo. ídem.
Heléboro. Arbusto procedente de climas más bien fríos, poco cultivado en nuestros jardines, pero no así en algunos países de Europa, donde se la conoce con el nombre de “Rosa de Navidad”, por florecer en esa época del año (invierno en el Viejo Mundo). Su nombre botánico es Helleborus niger y sus flores son similares a las de las Anémonas, algo más grandes y de color blanco (cambiando al rosado tenue).
Hibiscus. Especies tratadas con mayor detalle en la Parte Especial de este Libro. Se conocen con el nombre vulgar de “Rosas de la China”.
Hypericum. Género de Hipericíneas que se presentan en forma de matas o arbustos, muy rústicas, vegetando bien en lugares soleados o a la media sombra; las hojas son ovaladas, las flores grandes, solitarias, de color amarillo oro (aparecen en el verano). La especie Hypericum cálycinum es una mata vigorosa bastante invasora; el H. patulum puede ser considerado más bien como un arbusto y tiene características similares al anterior. Existen otras especies introducidas en jardinería, muchas de ellas híbridas entre las dos nombradas.