Tag-Archivo para » blog de jardineria «

Lunes, mayo 11th, 2009 | Author:

La multiplicación puede hacerse por división de matas y por semilla. Los almacigos se hacen en la primavera bajo vidrieras, efectuando el trasplante en la misma fecha del año siguiente.
Las especies anuales pueden sembrarse directamente de asiento en la primavera.
La mejor tierra para el cultivo de esta planta es la humí-fera, arenosa y permeable.
Algunos jardineros aconsejan practicar un par de riegos de lluvia, con agua saturada de sal común, indicando como momento oportuno el principio y el final de la estación.

Lunes, marzo 16th, 2009 | Author:

Coleus
Planta de la familia de las Labiaceas, recomendadas por la riqueza y variedad de colores de sus hojas para integrar la formación de mosaicos, borduras, etc. Su porte es más bien pequeño, ya que raras veces sobrepasa los 50 centímetros de altura; sus hojas son aovadas, puntiagudas, dentadas, de un tinte verde amarillento manchadas de rojo en el centro.
Puede reproducirse por gajo, pero la manera más sencillaes hacer almacigos al abrigo durante el invierno. Cuando las plantitas desarrollan sus primeras hojas se trasladan a pequeñas macetas y se colocan en sitios resguardados hasta octubre o noviembre, meses en que pueden trasplantarse de asiento al aire libre, donde pueden quedar hasta la entrada del tienkpo frío.
Se conocen distintas variedades, siendo las más comunes las que ostentan flores azules y blancas, verticíladas y dispuestas en racimos.
Esta planta, que es anual al aire libre, es vivaz en invernáculo. A veces se la conoce con el nombre vulgar de “Cretona”.

Miércoles, febrero 25th, 2009 | Author:

En cualquiera de los dos casos se deben cortar las ligaduras una vez que ha surgido la rama del escudete, suprimiéndose al mismo tiempo, las yemas que hayan nacido en el tronco desde la incisión hasta el” suelo.
El injerto cachado, se hace cortando el patrón transversalmente y a la altura que se desee; luego se le hace una hendidura vertical hasta bifurcado en forma de pie de cabra (figura ). Una vez hecho esto, el injerto se prepara en forma de cuña, de modo que se ponga en comunicación con el líber del patrón. Después se atan y recubren con mástic de cola o lacre todas las partes que han quedado al descubierto.

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Los abonos, de acuerdo a su naturaleza, podrían deificarse en dos grandes grupos: 1), Orgánicos; 2), Inorgánicos, químicos o minerales.
Entre los abonos del primer grupo ocupan el primer lugar los estiércoles. Sen abonos completos por cuanto contienen todos los elementos químicos que los vegetales necesitan para su normal desarrollo, pero desgraciadamente estos elementos entran en proporciones poco equilibradas y en cantidades pequeñas en relación con la gran masa que representan, poi lo que deberán ser complementados con otros fertilizantes apropiados. Aún así son abonos poco menos que insustituibles porque poseen jna condición de valor insuperable: la de ser íor-madores de humus y correctores de la estructura del suelo.
Según procedan de uno u otro tipo de animal, de una u otra zona de crianza, el valor fertilizante varía de manera apre-ciable. Lo primero queda claramente expuesto en el cuadro que incluimos a continuación:

Dosif.   Nitrógeno Fótforo   Potasio   Ca¡clu
Estiércol de granja, fresco . 35-70 0,40 0.20 0,45 -Estiércol de granja, conserv.   35-70    0,50    0,25    0,53       —
Estiércol de bovino …… 35-70 0,35 0,13 0,35 –
Estiércol de equino……. 10-70 0,65 0,25 0,50 –
Estiércol de ovino . . . ….. 10-25 0,80 0.80 0,85 –
Estiércol de porcino……. 25-50 0,45 0,20 0,80 –
Excrementos humanos….. 25-50 0,36 0,16 0,15 —
Estiércol de gallinero …..     1.3 2,50 1,80 1,50 4,50
Guano de aves marinas …   0,2-1     11,50   16,80    2,50    19,-Las cifras primeras de la columna “Dosificación” se ve-fieren a la normal; las segundas, a la máxima permitida (en Kg. por hectárea).

Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Preparación del terreno y del suelo.—La preparación del terreno tiene una importancia considerable para el porvenir del jardín.
En primer término el jardinero elegirá, de acuerdo a sus conocimientos, la tierra que él crea más fértil, con el objeto de evitar mayores trabajos en el futuro. Por consiguiente, es preferible aquella que tenga la mayor cantidad de humus o elementos vegetales en estado de descomposición.
Al mismo tiempo es menester retirar del terreno todas las otras materias que son inútiles o pueden perjudicar el desarrollo de las plantas, es decir, tallos duros, raíces, piedras, etc.
Desde un punto de vista práctico un suelo puede considerarse formado por dos capas: una superficial o “capa laborable” que alcanza una profundidad de 40 centímetros, y una profunda o “subsuelo”, que sigue a la anterior y alcanza hasta unos 80 centímetros de profundidad. El suelo que verdaderamente interesa es el que está representado por la primera capa; en ella se desarrollan las raíces de la mayor parte de plantas de jardín (nos referimos a las florales), encontrando allí las substancias nutritivas que necesitan. A mayor profundidad la fertilidad decrece y la cohesión es mucho mayor; alcanzarán estas capas las plantas de gran porte, árboles, arbustos, etc., y otras que por tener un sistema radicular vigoroso, puedan pe netrarlas. Las raíces de los árboles recorren a veces distancias extraordinarias, yendo en busca de la humedad necesaria y de los alimentos (sales minerales) que puedan encontrarse disueltos en la misma.
Las labores del suelo tienen por objeto, entre otros, dividir y desmenuzar la masa terrea que ha de estar en íntimo contacto con las raíces de los vegetales que se cultivan, logrando: 1) la aereación y meteorización necesarias para activar las reacciones bioquímicas del suelo, y con ello la descomposición de las materias orgánicas que han de convertirse en elementos nutritivos para los vegetales; 2) la fácil penetración de las raíces; 3) la incorporación de abonos hasta una profundidad adecuada; 4) la mejor conservación de la humedad del suelo, etc.

Viernes, enero 02nd, 2009 | Author:

Cestrum. Solanáceas arbustivas, tropicales y subtropicales, muv rústicas, poco exigentes, de las cuales se conocen unas 150 especies. Las más conocidas y apreciadas son: Cestrum nocturnum, con hojas ovaladas, flores medianas de color blanco amarillento que abren de noche y son muy perfumadas, ramaje caído; G. atiranticum, con flores de color naranja; C. elegans, con flores de color púrpura; C. Parauxi, con flores amarillas, muy perfumadas, etc.
Chamaecerassus. Caprifoliáceas ya mencionadas al hablar de los arbustos de hoja caduca. Entre los de hoja persistente pueden nombrarse: Ch. nítida, que permite ser tallada como los Boj; Ch. seinyervirens, de rápido crecimiento, flores de color blanco amarillento; Ch. pleata, con follaje de color verde obscuro, flores blancas y frutos violeta.
Cotoñe áster. Rosácea muy decorativa por su follaje, flores y frutos; es planta rústica, fácil de cultivar, de crecimiento irregular, altura variable. Flores axilares y pequeñas, frutos generalmente rojos. Las especies más cultivadas son: C. buUata, con flores de color blanco rosado y frutos rojos; C. affinis, de fruto negro y porte alto; C. horizontalis, C. mi-crophyüa, C. bwdfoUa, todas ellas con follaje delicado y colgante, flores blancas y frutos rojos.
Crataecus. Rosáceas ya mencionadas al hablar de losarbustos de hojas caducas. Los repetimos aquí porque generalmente se incluyen en los catálogos especializados una especie que denominan Crataegus Pyracantha, que botánicamente pertenece al género Pyracantha. Los más conocidos son: Pyracantha coccínea, muy decorativos por la gran cantidad de frutos rojos que cubren a las ramas durante el verano; P. angustifolia, más tardía y con hojas estrechas; P. crenzdata, P. yun-nanensis, etc.
Las Pyracanthas se clasifican muchas veces dentro del Genero de las Cotoneaster.
Cmssus sassilifolius. Leguminosa arbustiva, muy rú-s tica, porte bajo, compacta, con abundante floración (estival) de color amarillo. Se cultiva igual y tiene las mismas aplicaciones que las retamas.