Archivo para la Categoría » Trasplante «

Miércoles, julio 06th, 2011 | Author:

UNA VEZ EN CASA… ¿Hay que trasplantarlas?
Lo ideal es que no necesiten un trasplante. Para ello, debes fijarte en el desarrollo de las raíces, que no deben sobresalir por los agujeros de drenaje de la base del recipiente, y el tamaño de la maceta, que no debe ser demasiado pequeño respecto a la parte aérea. En este caso, no deberás abonar la planta hasta pasados un par de meses, porque el sustrato es nuevo y está repleto de nutrientes. Pero hay otro factor que influye en la elección: dónde ha estado cultivada la planta en cuestión; por ejemplo, la aucuba (Aucuba japónica) de la fotografía, no prosperará dentro de casa si ha sido cultivada en exterior. Lo mejor es elegir plantas que han crecido en invernadero.

Miércoles, marzo 04th, 2009 | Author:

Para abreviar, puede decirse que los requisitos esenciales en la práctica de riegos, son los siguientes: l) que las aguas sean químicamente innocuas, limpias, bien aireadas y templadas; 2) que los riegos se apliquen en las cantida }es necesarias, vale decir, ni en exceso, ni en defecto. De tener que caer en alguna de estas dos alternativas, es preferible que los riegos sean copiosos en la estación calurosa, y livianos, en las estaciones frías; las excepciones se indicarán al tratar particularmente a cada especie (Parie Especial); 3) que los riegos se realicen en las primeras horas de la mañana, o mejor aún, antes de la salida del sol; en el verano es más provechoso realizarlos al atardecer.

Martes, marzo 03rd, 2009 | Author:

En cuanto a la forma de realizar los riegos, pueden considerarse dos maneras distintas: 1) por proyección o aspersión, y 2) por infiltración. En el primer caso el agua se proyecta sobre los vegetales en forma de lluvia utilizando para ello mangueras o regaderas apropiadas. Es un sistema muy apropiado para jardines chicos o medianos; la lluvia al mojar él follaje lo refresca y lo libra de polvo que muchas veces obstruye los estomas, impidiendo el normal desenvolvimiento fisiológico del vegetal.
Tratándose de riegos de céspedes, es muy común v práctico el empleo de “‘sapos” y otros artefactos mecánicos que proyecten el agua finamente dividida.
Los llamados riegos por infiltración son aquellos en que el agua corre por la superficie del suelo, por acequias previamente preparadas y próximas a las filas de plantas. Se practican cuando el declive del suelo es favorable y cuando el otro tipo de riego mencionado resulta dificultoso o laborioso; al mismo tiempo permite más fácilmente la aplicación de un caudal mayor de agua. Una aplicación corriente de este tipo de riego lo tenemos, por ejemplo, en les casos de cercos de ligustrina, borduras, etc.

Lunes, marzo 02nd, 2009 | Author:

CUIDADOS CULTURALES. No abundaremos aquí en datos y detalles por cuanto en la Parte Especial de este Libro se indicará, para cada especie en particular, las normas a seguir. Corresponde por lo tanto hacer aquí una breve exposición ordenada de las distintas operaciones que abarcan los cuidados que merece una plantación.
Riegos. Después de efectuado el trasplante se verifica rán los riegos de práctica. Un jardín bien proyectado deberá contar con depósitos de almacenamiento de agua cuya capacidad dependerá, como es obvio, de la superficie que ocupe. No es posible indicar con exactitud la relación del volumen nece sario de agua con respecto a la superficie del jardín, por cuanto las cifras variarían considerablemente de acuerdo a la zona, tipo de tierra, clase de plantas, clima, estación, etc. La práctica dará la cifra esperada.

Lunes, marzo 02nd, 2009 | Author:

Trasplante
La operación del trasplante consiste esencialmente en transportar las plantas de los semilleros al lugar donde han de vegetar hasta su total desarrollo. En algunas oportunidades puede ser necesario más de un trasplante para una especie determinada, no variando por ello la técnica general.
Existen ciertos requisitos para llevar a buen fin esta operación, pudiendo citar entre ellos: l) elegir preferentemente un día nublado, fresco y si es posible próximo a una lluvia; 2) previamente a la extracción de las plantas regar copiosamente los almacigos o semilleros; 3) que el terreno que ha de recibir a las jóvenes plantitas se halle convenientemente preparado en cuanto a labranzas y abonaduras; 4) que se practiquen buenos riegos después de la operación; 5) que las plantitas se saquen de los almacigos con cucharines especiales y procurando no lastimar sus raicillas; el trasplante con pan de tierra es el que asegura mejores resultados; 6) después de extraídas las plantitas se plantarán de inmediato, o en caso contrario se las envolverá en bolsas de arpillera bien mojadas; 7) efectuado el trasplante se procurará hacer un ligero raleo de las hojas inferiores para evitar que una excesiva transpiración pueda marchitar a la planta.