Archivo para la Categoría » TIPOS DE JARDINES «

Viernes, agosto 21st, 2009 | Author:

El único medio eficaz de controlar esta enfermedad es el de la selección de los bulbos previa plantación, el de la destnicción y erradicación del terreno de todos aquellos que estuviesen atacados y el de la desinfección del suelo con una solución de bicloruro de mercurio al 5 por mil; asimismo, no debe volver a plantarse jacintos en un lugar donde hubiese aparecido la enfermedad.

Viernes, julio 10th, 2009 | Author:

En el primer caso no hay más que hacer gajos y plantarlos en cajoneras vidriadas o en aposentos techados, durante el otoño. A la llegada del buen tiempo se trasplantarán al aire libre y en lugares abrigados. Los riegos deben ser frecuentes, pero moderados.
La multiplicación por semilla se hace en la primavera bajo vidrieras, efectuando el trasplante cuando el desarrollo lo permita.
Es poco exigente en cuanto al terreno; necesita solamente abrigo durante el invierno y otoño.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Encinas. Pertenece al mismo género botánico de los Robles, y como ellos, constituyen uno de los grandes ornamentos de los jardines que pueden albergarlo. Debemos citar al Quercus llex o “Encina” propiamente dicha, que se adapta muy bien a suelos arenosos; es de follaje grisáceo obscuro y puede ser muy bien llevada con la poda. El Quercus súber o “Alcornoque” o “Árbol del Corcho”, es muy vistoso y decorativo, vegetando bien en tierras arenosas.
Grevillea robusta. Árbol muy ornamental, indicado especialmente para parques y jardines; es de rápido crecimiento, gran follaje y presenta una floración anaranjada muy vistosa.
Ligustros. Más que árboles son en realidad arbustos de hojas persistentes. La única especie que en condiciones ambientales y de cultivo apropiadas puede adquirir desarrollo como para ser considerada en la presente clasificación, es el Ligustrum japonicum, llamado también “Aligustre” o “Tresna”, que es muy rústico, tolera muy bien la poda, adquiere alturas variables entre 10 y 15 metros, presenta un tupido follaje de tonalidades variadas y una floración de color amarillo.
Laurel. Lspecie muy decorativa para jardines, que purde ser muy bien llevada mediante una poda racional y adquirir de esta manera copas muy tupidas. Es muy rústico, poco exigente, aromático y de porte más bien bajo. Su nombre botánico es Laurus nobilis, siendo a veces considerado cono arbusto.
Laurel Cerezo. Árbol más bien pequeño, con bojas grandes, brillantes, y flores pequeñas presentadas en forma de racimos. Es muy fácil de aclimatar en cualquier lugar y suelo siempre que este último no sea excesivamente seco. El Laurel Cerezo propiamente dicho o Prunus laurocerasus tiene hojas venenosas; su principio activo es el ácido cianhídrico, detalle que debe tenerse en cuenta cuando se lo cultiva en jardines donde es habitual la concurrencia de niños.
Magnolias. Arboles muy conocidos y muy apreciados para parques y jardines. De ellos se pueden hacer dos grupos: los de hoja persistente y los de hoja caduca. Dentro del primero debe incluirse a la Magnolia grandiflora, posiblemente la más conocida, de gran porte, hojas grandes, gruesas v lustrosas; abundante floración perfumada en la primavera. Es sensible al frío y prefiere suelos profundos y frescos.

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Posee un pedazo de tierra o un espacio que desea destinar a la implantación de un jardín. La idea no puede ser más brillante, pero, ¿por dónde comenzar? Desde luego que por el principio, como todas las cosas, y este principio significará en su caso la
planificación.
“Planificar” significa establecer un plan u organizar conforme a un plan preestablecido. Para ello ha de poseer cono-cirri.Ciitos de lo que ha de realizar. Y si no los posee, trataremos de ¿yudario desde aquí. Al fin de cuentas esa es la finalidad de este Libro y del capítulo que hemos comenzado.
De ninguna manera intentaremos imponer un estilo estricto, ni menos aún planificarle un jardín determinado. Eso dependerá exclusivamente de Vd., de su buen o mal gusto y de sus posibilidades. Solo le iremos dando ideas generales para que Vd. adopte la que le convenga. Tomando un poco de aquí, otro poco de allá, a veces se logran resultados insospechados y dignos de admiración.
Siguiendo la clasificación de autores que deben considerarse maestros en el arte de la jardinería, podríamos agrupar los jardines de la siguiente manera:
O Permanentes.—Aquí el árbol es el símbolo, característico de su belleza; permanecerá allí durante años, fortaleciéndose día a día y aumentando su vigor y armonía cada año que pasa.
Desde luego que tal tipo de jardín requiere espacio. La perspectiva es el fundamento que logra el máximo efecto decorativo. Muchos árboles en un espacio reducido, ahoga; además, se perderá la vista de la forma, del colorido, en una palabra, de la belleza.
En un jardín permanente deberá darse preferencia a los árboles y arbustos que requieran menores cuidados, vale decir, a aquellos que se adapten fácilmente al suelo que los alimenta y al clima de la región. Ya habrá tiempo después de ir incorporando especies y variedades más delicadas.
No debe olvidarse tampoco que bajo el doble punto de vista, ornamental y de cultivo, es preferible elegir pocas especies distintas y muchos ejemplares de cada especie.
Al plantar un árbol debe mirarse hacia el futuro si no se desea uonchar su vida en lo mejor de su desarrollo. Habrá que pensar en el porte que alcanzará, wn el desarrollo de sus raíces, en los efectos esperados y en los no esperados. Así por ejemplo, ejemplares magníficos como el Eucaliptos glóbulo, pueden resultar fastidiosos por considerárseles “sucios” o peligrosos —por el enorme desarrollo que pueden alcanzar sus raíces— si se hallan plantados más o menos próximos a construcciones de manipostería. También muchos árboles de hoja persistente y de gran porte, como pinos, cipreses, thuyas, etc., pueden resultar indeseables durante el invierno por resultar una barrera para los rayos solares.