Archivo para la Categoría » Riegos «

Lunes, abril 01st, 2013 | Author:

Lo ideal es proporcionarles riegos profundos para que las raíces vayan al fondo de la maceta, y no regar en la superficie, donde el calor hará sufrir a la planta. La colocación de un mulch o cobertura de chips de corteza, paja, etc., hará conservar la humedad y evitará la aparición de malezas. Hay que recordar que las plantas en maceta siempre necesitarán riegos más frecuentes que aquellas plantadas directamente en el suelo.

Categoría: Riegos  | Tags:  | Deja un comentario
Martes, enero 18th, 2011 | Author:

Planificación del sistema de riego.
La rutina de trabajo nos indica que lo primero que debemos hacer es investigar la fuente de agua. Puede ser superficial  cisternas, piscinas o lagos, entre otras o de perforación. Determinada la cantidad y calidad del agua disponible, se debe calcular qué equipo de bombeo se necesita. Se hará la distribución de bocas (puntos de riego) y, si fuera necesario, se puede dividir el tendido en circuitos para que la potencia necesario en la bomba no sea tan alta.
Una vez establecidas, las bocas se unirán mediante cañerías generalmente de plástico (PVC, polietileno o polipropileno), cuyo diámetro se determina en base a los cálculos de pérdida de carga, al tipo de material, a las distancias y la diferencia de nivel, etc.
Luego de este análisis sintético de la planificación, nos detendremos en los elementos fundamentales del sistema: los aspersores. Son los responsables de la aplicación pareja del agua y de todos los atributos que el riego debe cumplir, según lo que enunciáramos al principio. La nueva generación de aspersores pop-up (escondidos) realiza su movimiento por medio de una turbina interna, totalmente silenciosa. Tienen filtros incorporados de fácil remoción, distribuyen el agua según una curva muy pareja y, los más avanzados, traen válvulas antidrenaje (check-valve) que evitan el derrame en áreas con pendiente y un doble dispositivo antivandalismo que los hace muy prácticos para ser usados en espacios públicos. Cambiando las boquillas puede trabajarse con bajo caudal, entre 200 y 2000 litros por hora, por ejemplo, adaptándose a diferentes necesidades. La posibilidad de seleccionar el ángulo de riego (circular o sectorizado), visualizado por una flecha en la cabeza del aspersor, facilita su adaptación al terreno sin mojarse. Los rociadores estáticos, también pop-up, con salientes sobre el nivel del piso de 3 a 12″ completan esta sección con todas las cabezas necesarias para regar zonas cercanas a las viviendas o pequeños espacios, con variedad de ángulos, caudales y con proyecciones cuadradas o rectangulares. Lo destacable de estos elementos es que casi no se perciben en el terreno. Se puede caminar sobre ellos, se pueden pasar máquinas por encima sin afectarlos y, además, pueden automatizarse totalmente mediante la utilización de programadores y válvulas solenoides. Los conceptos de esta nota, por supuesto, no buscan agotar el tema sino sólo prevenir al usuario para que, en el momento de comprar el equipo de riego para su casa o cuando decida consultar a un especialista, sepa con qué elementos puede contar y entre cuáles podrá elegir.

Lunes, enero 17th, 2011 | Author:

UN BUEN EQUIPO DE RIEGO.
En el momento de adquirir un equipo de riego sólo debe tomarse una decisión después de conocer bien entre qué elementos podemos elegir.
La mayoría de las personas que tienen espacios verdes alrededor de su casa se encuentran con el problema de mantenerlo en perfectas condiciones, con buen desarrollo del césped, las plantas y las flores que lo componen.
Hay muchos aspectos que dificultan el crecimiento de las plantas; entre otros, las altas temperaturas, las heladas, un suelo no apto o no preparado, las deficiencias en el riego o el hecho de no tenerlo. A este último tema apunta esta nota. Un axioma que manejan los especialistas dice: para obtener buenos resultados es necesario contar con un sistema que permita una distribución pareja del agua, con el menor esfuerzo y bajo consumo de energía. A esta síntesis se llega planificando y utilizando los elementos más modernos (aspersores, toberas o los programadores de última generación), que nos liberen de los problemas de mantenimiento, tan comunes en los viejos sistemas, realizando su trabajo en forma silenciosa y eficiente.

Domingo, marzo 29th, 2009 | Author:

Los riegos deben ser frecuentes y la distribución de abonos líquidos con los mismos es la práctica más recomendable para mantener a las plantas fuertes y sanas. Los abonos son perjudiciales cuando se distribuyen en el momento de la formación de los botones, pero altamente favorables en cualquier «tra época; los más convenientes son aquellos que posean un alto tenor de potasio y fósforo. Cuando los botones florales se hacen bien aparentes será muy ventajoso substituir los abonos completos por una solución de sulfato de amonio en proporción de un gramo por litro de agua.

Viernes, marzo 06th, 2009 | Author:

La destrucción del encostre o capa superficial endurecida del suelo, favorece la aerenrión del mismo y con ello la producción de importantes fenómenos biológicos y químicos necesarios para la formación de una “buena tierra”. Al mismo tiempo evita la excesiva evaporación del agua del suelo, factor que debe tenerse especialmente en cuenta cuando la provisión d agua es insuficiente.
El momento adecuado para proceder a carpir estará regulado con la formación del encostre del suelo o con la aparición de malas hierbas. La operación es simple, y no requiere más cuidados que limitarse a trabajar a una profundidad no mavor que la que ocupa la capa que debe destruirse. Una profundidad exagerada pondría en peligro el sistema radicular de los vegetales cultivados.

Jueves, marzo 05th, 2009 | Author:

Reposición de plantas. En un jardín es siempre conveniente tener plantas de reposición para reemplazar a aquellas que por causas fortuitas se sequen o pierdan su efecto decorativo. Un almacigo escondido tías un cerco de ligustrina en el cual vegetan cierto número de las plantas de la estación que se tengan en cultivo es, bajo todo punto de vista, una medida de precaución muy necesaria.
Desmalezamiento, carpidas, etc. No Solo  por
efectos antiestéticos, sino también por exigencias propias de los cultivos, toda plantación deberá verse libre de yuvos y de toda planta ajena a la misma. Las carpidas y escardas logran destruir las malezas y al mismo tiempo destruir el encostre de la superficie de la tierra.
Mediante la destrucción de las malezas se logra, además del aspecto de limpieza que debe reinar en todo jardín, un mejor desarrollo de los vegetales cultivados, ya que se evita que los vegetales parásitos les quiten substancias nutritivas del suelo, espacio para su desarrollo, humedad, etc.

Miércoles, marzo 04th, 2009 | Author:

Para abreviar, puede decirse que los requisitos esenciales en la práctica de riegos, son los siguientes: l) que las aguas sean químicamente innocuas, limpias, bien aireadas y templadas; 2) que los riegos se apliquen en las cantida }es necesarias, vale decir, ni en exceso, ni en defecto. De tener que caer en alguna de estas dos alternativas, es preferible que los riegos sean copiosos en la estación calurosa, y livianos, en las estaciones frías; las excepciones se indicarán al tratar particularmente a cada especie (Parie Especial); 3) que los riegos se realicen en las primeras horas de la mañana, o mejor aún, antes de la salida del sol; en el verano es más provechoso realizarlos al atardecer.

Martes, marzo 03rd, 2009 | Author:

En cuanto a la forma de realizar los riegos, pueden considerarse dos maneras distintas: 1) por proyección o aspersión, y 2) por infiltración. En el primer caso el agua se proyecta sobre los vegetales en forma de lluvia utilizando para ello mangueras o regaderas apropiadas. Es un sistema muy apropiado para jardines chicos o medianos; la lluvia al mojar él follaje lo refresca y lo libra de polvo que muchas veces obstruye los estomas, impidiendo el normal desenvolvimiento fisiológico del vegetal.
Tratándose de riegos de céspedes, es muy común v práctico el empleo de “‘sapos” y otros artefactos mecánicos que proyecten el agua finamente dividida.
Los llamados riegos por infiltración son aquellos en que el agua corre por la superficie del suelo, por acequias previamente preparadas y próximas a las filas de plantas. Se practican cuando el declive del suelo es favorable y cuando el otro tipo de riego mencionado resulta dificultoso o laborioso; al mismo tiempo permite más fácilmente la aplicación de un caudal mayor de agua. Una aplicación corriente de este tipo de riego lo tenemos, por ejemplo, en les casos de cercos de ligustrina, borduras, etc.