Archivo para la Categoría » Podar rosas «

Sábado, diciembre 26th, 2009 | Author:

Las carpidas y las escardas son necesarias para que no se encostre el suelo y para suprimir al mismo tiempo los yuyos que pudieran aparecer.
Las abonaduras y los riegos, tal cual se ha indicado en otros párrafos, no deben ser olvidadas si se desea obtener rosales vigorosos, lozanos y floríferos.

Viernes, diciembre 25th, 2009 | Author:

Se realizarán continuamente podas de limpieza, eliminando ramas u hojas secas, flores marchitas y frutos si no se desea obtener semilla. Debe tenerse presente que la mayoría de rosales cultivados se injertan sobre un pie rústico que no debe dejarse brotar; se procederá, pues, a eliminar todos los brotes a medida que aparezcan.

Jueves, diciembre 24th, 2009 | Author:

Los cuidados culturales que requieren los rosales pueden ser condensados en los siguientes puntos:
1) En el mes de agosto, antes de que comiencen a despertar las yemas, se pulverizarán las plantas con caldo bórdeles al 1 %, tratamiento que se repetirá cuando se advierta que comienzan a abrir. En el verano se efectuarán espolvoreos de azufre para combatir o evitar el oidium y se procederá también a combatir los pulgones u otros insectos, si éstos se hicieran presentes.

Miércoles, diciembre 23rd, 2009 | Author:

Entre los rosales reflorecientes, es decir aquellos que producen flores más de una vez por año, se encuentran dos tipos diferentes: los que florecen en primavera o verano para reflorecer en el otoño, y aquellos que producen brotes constantemente sobre los cuales aparecerán flores algo más tarde. Hay que saber distinguirlos de los tipos que brotan en un año, pero que recién florecen al año siguiente, y de aquellos que tienen una floración única.

Martes, diciembre 22nd, 2009 | Author:

Los rosales no reflorecientes deben podarse no bien haya pasado la floración porque florecen siempre sobre el leño del año anterior; de esa manera queda asegurada una abundante producción florífera en el año venidero.

Lunes, diciembre 21st, 2009 | Author:

Entre los rosales sarmentosos hay dos tipos: uno que brota cerca de la base y otro que lo hace a gran altura. Es inútil tratar de podar alto a los primeros porque produciián muy pocas flores; en cambio, a los segundos puede efectuárseles una poda alta, obteniendo de esta manera año tras año mayor altura con la aparición de nuevas ramas, siempre floríferas.

Domingo, diciembre 20th, 2009 | Author:

La poda puede ser larga o corta; se denomina “larga” cuando se dejan las yemas de la parte superior de las ramas, y “corta”, cuando se procede a la inversa. Uno y otro sistema tienen sus ventajas y sus inconvenientes: la poda corta aumenta el desarrollo de las ramas en detrimento del número de flores, pero en cambio las que se obtienen son de mayor tamaño. La poda excesivamente larga debilita la vegetación pero aumenta el número de flores en detrimento de su tamaño. Para obtener un buen equilibrio se deberá proceder podando corto y largo a la vez, de acuerdo al tamaño de las ramas y tal cual se ha indicado poco más arriba.

Sábado, diciembre 19th, 2009 | Author:

En la poda de simetría se cortarán las ramas que se desvíen, teniendo muy en cuenta que casi siempre la yema que se encuentra más próxima del corte es la que producirá nuevas ramas laterales; esto es importante para darle a las nuevas ramas la orientación que se desea, que será siempre la de la yema elegida. Así por ejemplo, si se desea formar un rosal que dirija sus ramas hacia afuera dejando el corazón de la planta abierto al aire y al sol, se elegirán para dejar como terminales a las yemas que miren precisamente hacia el exterior y se practicará el corte por encima de ellas.

Viernes, diciembre 18th, 2009 | Author:

Las ramas débiles se dejarán de unos cuatro a cinco centímetros de longitud, dejando qué lleven dos o tres yemas cada una; las ramas más fuertes se las dejará de ocho a diez centímetros de largo, con cuatro a seis yemas, y las muy vigorosas, de quince a veinte centímetros, con ocho a diez yemas.

Jueves, diciembre 17th, 2009 | Author:

La época de practicar las podas de simetría y de rejuvenecimiento coincidirá con el período previo a la vegetación de la planta; en climas como el nuestro correspondería desde mediados de la primavera hasta principios del verano, según las variedades. Las podas de limpieza se practicarán de manera continua, es decir, siempre que hagan falta.
El corte de las ramas se hará siempre a unos cinco milímetros de distancia de una yema, de manera que ésta no se vea perjudicada al secarse el extremo cortado.