Archivo para la Categoría » Jardines de terrazas «

Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Puede definirse como “una galería vegetal techada, formada por una serie de pórticos con plantas trepadoras”. De acuerdo a su forma y tamaño puede constituir un paseo o ser un lugar de reposo. Las hay largas y anchas, largas y angostas, cuadradas, redondas, etc. Su forma no imperta: ella puede adaptarse al espacio que se posea. Lo principal es que en todo jardín, por modesto que sea, exista una. Es un lugar íntimo muy respetado, a cubierto del sol y aislada de las miradas indiscretas.
El material con que se construye una pérgola dependerá de las dimensiones de las mismas y de una cantidad de factores diversos. Una pérgola grande se hará preferentemente de mampostería, vigas y pilares. Una más modesta, de madera imputrescible, o de hierro.
El hierro no es un material muy aconsejable porque con el correr de los años el óxido que se forma lo va destruyendo, existiendo al mismo tiempo dificultad para impedir la corrosión por los troncos y el ramaje que rodean los pilares y travesanos.
El piso de una pérgola ha de ser duro, de ladrillos, de cemento o de cualquier otro material con características similares. Las mesitas y los bancos pueden ser construidos fácilmente empleando cemento armado con varillaje de hierro.
La vegetación adecuada para una pérgola puede agruparse en dos categorías fundamentales: las plantas, por lo general trepadoras, que formarán las “paredes” y “techos”;  las plantas inferiores, vale decir, aquellas que se colocarán a los costados y que tienen por misión decorar o cubrir los bordes hasta una altura de 40 a 70 centímetros.
Indicaremos a continuación las enredaderas que mejor se prestan para formar pérgolas.