Archivo para la Categoría » Distribución de los abonos «

Jueves, agosto 25th, 2011 | Author:

¿Has abonado en exceso?
Así lo notarás:
• Hojas con la punta quemada.
• Aparición de una especie de costra blanca en el tiesto de barro.
• Costra blanca en la superficie de la tierra.
• Manchas oscuras en las hojas, los bordes parecen quemados.
• Las hojas se marchitan o se deforman a pesar de estar la planta sana y bien cuidada.
• No crece en la época de desarrollo.
• Crece durante el invierno de forma desgarbada y larguirucha.
Antes, lava la tierra.
Saca la planta de la maceta y sumerge el cepellón durante unos 15 minutos en un cubo de agua; de esta forma se eliminarán las sales sobrantes. Lava a fondo la maceta retirando con un cepillo los sedimentos. Deja que el cepellón se escurra bien y vuelve a plantar en la maceta con la tierra renovada.

Miércoles, agosto 24th, 2011 | Author:

¿Necesita abono?
Así lo notarás:
• Crecimiento insuficiente aspecto poco lozano.
• Hojas pequeñas, mates y descoloridas, a veces con manchas amarillentas.
• Las hojas inferiores se caen con facilidad.
• Las flores duran poco y son pequeñas; puede incluso hasta no llegar a florecer.
• Poca resistencia al ataque de plagas y enfermedades.
• Hojas pequeñas y pálidas, a veces con manchas amarillas.
• Tallos débiles y delgados.
Sin excesos:
Elige un fertilizante adecuado al tipo de planta y aplícalo siguiendo las recomendaciones del envase; siempre es mejor quedarse cortos que pasarse. Si la planta está afectada por alguna plaga o enfermedad, antes de empezar a abonarla debe recuperarse; si no, puede empeorar.

Martes, agosto 23rd, 2011 | Author:

CUIDADOS BÁSICOS.
Lo que debes hacer…
1 Respeta la dosis y forma de aplicación que aparece en los envases; el exceso de fertilizante es igual de perjudicial, o incluso más, que la falta de abono.
2 Riega siempre antes de abonar; deja que el agua se escurra y aplica el abono después.
3 Utiliza productos específicos para cada tipo de planta, contienen los nutrientes precisos que necesita cada ejemplar y en su justa medida.
Y lo que no:
1 No abones una planta recién comprada: la tierra tiene suficientes nutrientes para los primeros meses. Empieza a abonarla transcurridas unas seis semanas.
2 No abones las plantas jóvenes, pequeñas y con pocas raíces; empieza a hacerlo cuando maduren, una vez al mes.
3 No abones una planta en periodo de reposo vegetativo, generalmente en otoño e invierno; debes esperar a su época de crecimiento activo.
No olvides que cada tipo de planta tiene unas necesidades de abono específicas.

Martes, agosto 16th, 2011 | Author:

Cómo abonar las plantas en maceta.
Las plantas en maceta crecen en un trozo de tierra limitada, los nutrientes se acaban y hay que reponerlos. Estas son las claves para no equivocarte.
El abonado consiste en aportar o renovar los elementos químicos del suelo que sirven de alimento a una planta. La falta de todos o alguno de ellos afecta a su desarrollo; el abono los repone y le permite seguir creciendo y producir lluros.
Las plantas necesitan tres minerales esenciales: nitrógeno para un crecimiento de las hojas y el tallo, sobre todo al empezar el desarrollo); fósforo para la producción de raíces sanas y la formación de capullos; y potasio para desarrollar flores, frutos y bulbos. Además, necesitan otros elementos, como hierro y magnesio, pero en menor cantidad. Una buena “alimentación” hace que las plantas crezcan, se desarrollen y florezcan y les hace resistentes.
Cinco reglas de oro:
Si no conoces las necesidades específicas de una planta a la hora de abonar, guíate por estas pautas generales:
1 Las plantas necesitan más nutrientes (y más abono) cuanto más grandes son las hojas y más deprisa crecen.
2 Es mejor abonar frecuentemente pero en menor cantidad. Un exceso de fertilizante es difícil de rectificar; es más fácil añadir un poco más si notas que la planta no crece.
3 Usa productos equilibrados, así no te equivocarás.
4 Una planta sólo necesita fertilizante en su fase de crecimiento activo.
5 El fertilizante no es una medicina: si una planta está enferma o no ha recibido los cuidados adecuados, el abono no solucionará el problema.

Martes, mayo 04th, 2010 | Author:

EL ABONO.
Antes de la plantación se aporta una dosis de abonos igual a 2/3 del total necesario, calculado a partir de las cifras recogidas en la tabla de la página 154. Estos abonos se distnbuyen por el fondo de las zanjas de forma uniforme. Alternativamente, puede enterrarse estiércol o compost maduro en el momento del arado, a razón de 3-4 kg/m . Durante la primavera es necesario aportar al terreno la parte restante de elementos nutritivos, en forma de abonos químicos, y enterrarlos con una labranza superficial.

Sábado, diciembre 26th, 2009 | Author:

Las carpidas y las escardas son necesarias para que no se encostre el suelo y para suprimir al mismo tiempo los yuyos que pudieran aparecer.
Las abonaduras y los riegos, tal cual se ha indicado en otros párrafos, no deben ser olvidadas si se desea obtener rosales vigorosos, lozanos y floríferos.

Sábado, diciembre 05th, 2009 | Author:

Se hará una mezcla homogénea y se distribuirá alrededor de cada planta, en forma de polvo, a razón de 20 gramos por pie tratándose de individuos normalmente desarrollados, y hasta 50 gr. por pie, en aquellos que tienen gran porte.
Los riegos deben ser frecuentes, pero no copiosos; en épocas calurosas y sucas se prodigarán a diario a la caida del sol.

Viernes, diciembre 04th, 2009 | Author:

Esta mezcla podrá ser incorporada al suelo a razón de unos 10 gramos por rosal, enterrando el polvo alrededor de las raíces de la planta pero sin que se ponga en contacto directo con ellas. Otra manera mas conveniente seria la de disolverloi en 100 litros de agua e incorporarlos en forma de riego, t razón de dos o tres semanales.
Otra fórmula recomendada para incorporar en la primavera, es decir, poco antes de que se inicie la vegetación, es la
siguiente:
Swperfosfato de calcio .. 1 Kg.
Sulfato de amonio . 1 Kg.
Cloruro de potasio ….. •…….. 1 Kg.
Sulfato de hierro …………… 80 gramos

Jueves, diciembre 03rd, 2009 | Author:

En los graneles plantíos de rosales podría ser muy conveníente robustecer a los abonos naturales con abonos químicos o artificiales. Una fórmula muy interesante para incorporar en la estación otoñal, es la siguiente:
Supeifosfato de calcio………… 50 gramos
Nitrato de potasio……………. 50     „
Sulfato de amonio .  ………… 50     „
Sulfato de magnesia ………… 40     „

Viernes, febrero 06th, 2009 | Author:

Aplicación y distribución de los abonos.—Es necesario que los abonos se apliquen bien pulverizados. Una buena práctica es tamizarlos antes de realizar la mezcla con el suelo. Cuanto mayor sea el grado de división de un abono, mayor será también su acción por cuanto reaccionará más rápida mente con los reactivos de la tierra, y llegará más fácilmente a las raíces de las plantas.
Los abonos que por su estructura no permitan el tamizado, se distribuirán lo más uniformemente posible antes de la siembra o plantación. La mejor época para distribuir un abono mineral, o uno orgánico concentrado, es después de labrado el suelo y antes de ser rastrillado; se distribuirán al voleo y acto seguido se los enterrará levemente mediante una rastrillada o rodillada. El mejor momento es cuando no hay viento, ni demasiado calor, antes de una lluvia y por la tarde; debe evitarse realizar esta labor después de un riego o de una lluvia, lo mismo que por la mañana en épocas calurosas.
Los fertilizantes que deben cumplir una función enmendadura, se distribuirán en el terreno a tratar formando montones, los que luego se desparramaran lo más uniformemente j/wible; realizada esta tarea, se los enterrará en el espesor da tierra que sea conveniente.
Los abonos que deban aplicarse en un terreno plantado, se distribuirán alrededor del pie de las plantas, pero no inmediatos sino formando una corona cuyo diámetro depende del desarrollo radicular de la especie cultivada. Se trata con ello de que -sean las raíces quienes vayan’en busca de los elementos nutritivos, y no que éstos se pongan en contacto con las raíces, pues podrían ocasionarles quemaduras o intoxicaciones.