Archivo para la Categoría » Diseño jardin «

Jueves, marzo 28th, 2013 | Author:

Las claves para que un cantero o una bordura Juncionen bien es conocer las plantas: saber qué diámetro y altura pueden alcanzar, cuándo florecen (para poder combinar sus colores) y qué follaje tienen (una característica muy ornamental a la hora de diseñar y que no siempre se tiene en cuenta). El follaje incluye el color de las hojas, asi como a su forma y tamaño (textura). Pueden ser acintadas, redondas, recortadas, lanceoladas, arrosetadas.

Sábado, marzo 02nd, 2013 | Author:

Pérgola verde:
En un acceso de autos donde no había espacio suficiente para plantar árboles pero se necesitaba sombra, se ideó esta suerte de pérgola realizada con alambres en donde se van apoyando las ramas de la bignonia rosada (Podranea ricasoliana), que se plantó en angostos canteros al costado del acceso. Es una especie de crecimiento rápido y vigoroso que cubrirá sin problemas formando un techo verde.

Jueves, febrero 28th, 2013 | Author:

Un buen recurso para canteros es delimitar los bordes con ladrillos colocados de canto. Esto ayuda a mantener la forma del cantero, evita que el césped entre y facilita el corte del pasto.

Lunes, diciembre 03rd, 2012 | Author:

Achira
Nombre científico: Carina hybr.
Altura: De 0,50 a 2,50 m, dependiendo de la especie.
Cuidados: Necesita pleno sol para una floración abundante.
Crece bien en suelos húmedos y drenados.
Virtudes: Es común verlas al costado de cuerpos de agua.
Descripción: Género que comprende cerca de cincuenta especies rizomatosas de la familia de las Cannáceas, originarias de márgenes y lugares húmedos de Asia y América Central y del Sur. Tienen hojas alternas, simples, ovaladas y lanceoladas, terminadas en punta, que pueden ser verdes, glaucas, moradas o pigmentadas con estrías. Las flores son bracteadas y se agrupan en panículas terminales que sobresalen por encima de las hojas. Pueden ser blancas, rosadas, rojas, amarillas, o presentar una combinación de estos colores. Hay que plantar los rizomas a principios de la primavera, y cada rizoma debe tener de 2 a 3 “ojos”.

Categoría: Diseño jardin  | Tags:  | Deja un comentario
Sábado, agosto 18th, 2012 | Author:

El atardecer nos encontró reunidos en su galpón, donde entre carretillas, palas y macetas, frente a una pantalla improvisada, Piet y Noel compartieron fotos de sus respectivos trabajos, sus inspiraciones y realizaciones. Un exquisito lujo, teniendo en cuenta que Piet Oudolf ya no da más conferencias, salvo en las inauguraciones de sus propios proyectos. En este contexto soñado pude presentar mi trabajo como naturalista e investigadora de las praderas de la costa marítima uruguaya. Durante la cena, Piet, con infinita generosidad, explicó los criterios para seleccionar de la naturaleza las plantas con mayor potencial ornamental, reproducirlas, crear cultivares y cómo documentarlo, lo cual vengo haciendo desde entonces. Un final soñado para un día inolvidable.

Sábado, junio 30th, 2012 | Author:

La introducción puede hacerse mediante implantación de plantines, como en una forestación, que quedaría limitada a superficies relativamente pequeñas, o mediante la siembra de un “blend” de semillas de las especies escogidas. Lo ideal sería la combinación de ambas formas.
Para que esta introducción tenga éxito es necesaria la preparación del área a tratar de manera muy exhaustiva: de eso dependerá el éxito o el fracaso. Es un proceso que lleva entre tres y cinco años hasta que se logra el objetivo, dependiendo de varios factores.

Experimento de naturalización.
Acciones/2005:
En el otoño del 2005 decidí iniciar un experimento de naturalización en mi predio, en un sector con superficie de unos 7000m2. El predio está ubicado en el límite del ejido urbano de la ciudad de Bariloche, a 940msnm, en la ladera sur del cerro Otto, con declive de aprox. 15%. Las temperaturas máxima y mínima oscilan entre +30 y -20°C, respectivamente, a lo largo del año, y el régimen pluvial es de llOOmm anuales.
En una primera instancia decidí implantar unas pocas especies por semilla: lupino (Lupinaspolyphyllus) y amapola roja {Papaver commutatum); y por implantación de plantines: achilea {Achillea millefolium) y lupino híbrido.
A fines de verano desmalezamos el área y, a mediados de otoño, luego de varias lluvias y heladas, plantamos los plantines y sembramos las semillas al voleo, esperando a ver qué resultaba en la primavera.
Resultados / Primavera 2005
La mayoría de los plantines sobrevivieron y tuvieron un moderado desarrollo, otros murieron ahogados por la maleza. En cambio, de todo lo sembrado no resultó ni una sola planta.
Llegué a la conclusión de que el error consistió en pretender que las semillas germinaran junto con malezas autóctonas ya establecidas desde muchos años antes. No tenían la menor oportunidad de competir con ellas. Apenas comenzó a elevarse la temperatura en primavera, las malezas crecieron con vigor, y si alguna semilla germinó, de inmediato fue sofocada por la vegetación nativa.
Entonces decidí cambiar de estrategia e ir más a fondo, para darle al menos a las especies implantadas las mismas probabilidades de desarrollo que tenían las nativas, compitiendo semilla contra semilla, e incluso en lo posible darles una pequeña ventaja, ya que la tierra estaba saturada de años de semillación de la maleza nativa. Decidí esta vez centrarme en una área menor, de unos 3500m2, y dejar el resto para una segunda etapa.
Acciones/2006
En el verano 2006 volví a desmalezar, esta vez cuidando de no eliminar las plantas que habían sobrevivido de la temporada anterior.
Luego, y en pleno verano, apliqué un herbicida sistémico, con dos aplicaciones, y me dispuse a esperar las lluvias de otoño.
Cuando la tierra ya estaba bien húmeda por las lluvias, pasé un rotocultor por toda la superficie, trituré la maleza seca, rastrillé, y sembré nuevamente. Esta vez no sembré lupino sino nuevamente amapola roja {Papaver commutatum) y también amapola californiana {Eschscholtzia californica), de floración muy prolongada de color amarillo y naranja fuerte. También planté más achilea y lupino híbrido e incorporé áster, de floración otoñal. Ese invierno fue particularmente lluvioso y nevoso, y la superficie estuvo mucho tiempo cubierta de una gruesa capa de nieve.
Resultados / Primavera 2006
Ya a mediados de octubre comencé a observar que algo diferente estaba ocurriendo. Grandes manchones de verde muy intenso, que en un principio no reconocí, estaban cubriendo distintas extensiones del área tratada, en algunas zonas con tal densidad que no permitieron el desarrollo de otras especies.
También volvieron los pastizales altos, pero en cantidades mucho más moderadas. Las únicas especies que decidí tratar de erradicar fueron los cardos (Cardus nutans thoermeri), los abrojos (Acaena splendens y Acaena pinnatissima), y la rosa mosqueta (Rosa moschata o Rosa rubiginosa), que es terriblemente invasiva y difícil de controlar. Hubo una brotación espontánea de amancay (Alstroemeria aurantiacd), un grupo muy localizado, pero que una vez establecido se iría extendiendo año a año.
A principios de noviembre, haciendo una inspección ocular detallada, encontré varias sorpresas:
-la germinación de papaver fue espectacular y masiva;
-las amapolas californianas germinaron más moderadamente y también en grupos;
-encontré con gran cantidad de plántulas de lupino, que no sembré en el otoño, de modo que deduje que se trataba de las semillas que había sembrado el año anterior, cuando no hubo ninguna germinación.
Al mejorar las condiciones, pude constatar ulteriores progresos:
-muchas semillas de lupino sembradas en 2005 germinaron y se estaban desarrollando;
-los áster, que planté como plantines pequeños de una sola vara, se hicieron grandes matas;
-encontré achileas de segunda generación, que germinaron de semillas diseminadas por las plantas que implanté, con lo cual verifiqué su capacidad de autopropagarse;
-encontré un comportamiento radicalmente diferente de una especie nativa cubresuelo, Collomia linearis, que aparecía en pequeños manchones antes del tratamiento del suelo, y ahora, al no tener mayores impedimentos, se había extendido como una alfombra de flores rosadas de baja altura;
-también aparecieron destacadas otras especies nativas muy hermosas que antes pasaban desapercibidas, como la Rhodophiala mendocina y la Nigella damascena, la de la flor azul, es una especie exótica en la Patagonia y que apareció de forma espontánea.
La única especie leñosa que implanté, sin demasiadas esperanzas de éxito, fue el Ceanothus thyrsiflorus repens, que responde muy bien a las condiciones climáticas y de suelo del lugar, pero tenía dudas de que pudiera sobrevivir el primer año sin ayuda, ya que es un híbrido. Afortunadamente goza de muy buena salud, y de los tres ejemplares que planté, dos pasaron la prueba.

Martes, mayo 08th, 2012 | Author:

El paisajismo se realizó en la medida y sólo en lugares donde el proyecto de arquitectura lo requería, siempre bajo conceptos de diseño y de conservación la flora autóctona y la identidad del paisaje de montaña mendocino.

Los remates paisajísticos o puntos focales se han valorizado con el elemento que equilibra y suaviza. El agua, con la cual se ha trabajado bajo conceptos similares, mediante grandes espejos, bordes y movimientos de aguas suaves y tranquilas, sugeridos por el entorno. El paisajismo se ha realizado en la medida y sólo en los lugares donde el proyecto de arquitectura lo ha requerido, siempre bajo conceptos de diseño y restauración del paisaje. De ahí la importancia de tener en cuenta el impacto de la obra en el ambiente, a fin de conservar la flora autóctona, la fisonomía y la fuerte identidad de un paisaje de montaña único.

Categoría: Diseño jardin  | Tags:  | Deja un comentario
Sábado, mayo 05th, 2012 | Author:

El Contexto.
En el marco del Cordón del Plata -cordón montañoso de los Andes mendocinos—, en tierras vírgenes, sin referencias de arquitectura ni de plantaciones paisajísticas, aparece la idea de un proyecto diferente, con connotaciones únicas: construir el primer pueblo de viñas.
Favorablemente situado en lo más selecto de la llamada Ruta del vino, en Lujan de Cuyo, el emprendimiento aprovecha la combinación de suelo y clima, la adaptabilidad de las cepas, la arquitectura y el paisaje, para lograr un lugar de máxima calidad en todos sus aspectos.
Un reconocido enólogo Italiano, Alberto Antonini; un estudio de arquitectura bajo la dirección de Pablo Sánchez Elía y el diseño paisajístico a cargo de Eduardo Vera: tres factores importantes para el éxito de un proyecto de este tipo, con el objetivo de promover una buena calidad de vida en residentes y visitantes amantes del vino y de su noble cultivo, junto a las máximas posibilidades que nos brinda la generosa presencia de la naturaleza.
La propuesta y la realización.
La propuesta paisajística desde la concepción del proyecto fue poder integrar un emprendimiento vitivinícola de alta calidad y productividad con un desarrollo urbanístico, turístico y hotelero, donde se minimizara el impacto ambiental y visual y se maximizara la conexión con el entorno.
Como paisajista y en relación con especialistas en otras áreas que siguen sumándose incluso al día de hoy, se ha ido descubriendo cómo aprovechar los efectos de la globalización, sólo en sus aspectos positivos, tal es la valoración del terruño como único. Es en este sentido que se buscó poner en foco el paisaje mendocino, tomando elementos que refuercen el vigor, el color y el sabor de lo autóctono y de lo andino, así como resaltando la posibilidad de mostrar un escenario que sirva de referencia y se sume a la visión de Mendoza como una de las capitales del vino, entre otras como Bilbao (España), Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Porto (Portugal) y San Francisco (EE. UU.).
Para esto se plantearon conceptos y esquemas de plantación de bajo consumo de agua y adaptables al tipo de clima y pluviometría del terreno. Basados en conceptos sencillos pero muy ciertos, como el de “menos es más”, el proyecto apoya en una gran columna vertebral formada por tres elementos: rocas llevadas desde Tunuyán y removidas tras la plantación de nuevas vides; olivos trasplantados de un olivar a punto de convertirse en un barrio privado; y olivillo {Hyalis argéntea), una plantita muy típica del lugar.
Un bulevar zigzagueante de varios kilómetros que sigue los movimientos sugeridos por el terreno, compuesto por sólo dos especies vegetales, olivillo {Hyalis Argéntea) y olivo (Olea europaea), articula los accesos y los diferentes puntos que componen el emprendimiento: la casa de huéspedes, el hotel, la bodega, las caballerizas y el pueblo de artesanos.
A medida que se va entrando en el proyecto empiezan a aparecer variedades que se suman al ecosistema, como las pertenecientes a los géneros Stipa, Larrea y Cercidium, que aparecen en rotondas y lugares de bifurcación. Hemos elegido álamos criollos (Populas nigra), encinas {Quercus ilex) y alcornoques (Quercus súber) como árboles grandes, así como también chañares {Geoffrea decorticans), Acacia caven y algarrobo blanco (Prosopis chilensis), en calidad de medianos.

Jueves, mayo 03rd, 2012 | Author:

Dentro de la nueva edición de Estilo Pilar “Emoción en Colores”, se inscribe como protagonista el paisajismo, bajo el sugestivo leitmotiv de “Jardines en Acción”. Interpretarlo al pie de la letra es un desafío a la audacia, un elogio del movimiento y una verdadera entrega de energía creativa.
Los recorridos por las áreas abiertas de la muestra podrán hacerse mediante visitas guiadas: “Paisajismo de la Rivera”, “Jardines de las Casas” y “Paisajismo del Bicentenario”. Entre el 7 y el 31 de octubre, para las visitas guiadas a los jardines, la paisajista Clara Cichero. Los interesados podrán familiarizarse con los detalles de los proyectos así como recibir respuestas puntuales a sus dudas sobre todas las
novedades presentes en la muestra. Por otra parte, como en años anteriores, las socias del Garden Club Argentino en fechas diferentes, acompañarán a los Amigos del Pilar, y desde su stand partirán con recorridos guiados por los espacios paisajísticos de la muestra. Los recorridos terminarán con una charla de horticultura o diseño floral.

Martes, diciembre 28th, 2010 | Author:

JARDINES FRONTALES.
En este caso el jardín delantero ha sido reemplazado por un piso de lajas y el punto de atención está en el árbol rodeado de florales de estación.
El que gusta de la poesía, muchas veces habrá podido disfrutar de hermosos sonetos y también de alguna de las importantes composiciones literarias escritas en verso. Pero es probable que alguna vez también haya gozado de la lectura de algún poema de sólo cuatro o cinco versos que, por muy corto, no haya dejado de transportarlo espiritualmente. por la belleza de las palabras y la claridad musical de la idea. Sin duda, admiramos y respetamos los grandes parques que crean en si un paisaje nuevo pero, tal vez, no concentramos tanto nuestro interés en el jardín delantero de la casa, a veces de sólo unos pocos metros.