Archivo para la Categoría » Areas protegidas «

Lunes, septiembre 03rd, 2012 | Author:

Arboretum Lussich.
Ubicado en la Sierra de la Ballena, en el departamento de Maldonado, el arboretum Lussich es un gran parque que representa uno de los principales atractivos naturales de Uruguay desde el punto de vista forestal, por su antigüedad y por la reserva de especies que en él se concentra, El arboretum Lussich, a 128 km de distancia de la ciudad de Montevideo y a 15 de Punta del Este, se halla sobre el Camino Lussich en Ruta 38 (a 300 metros de la Ruta 93, por la cual se accede). Dentro del parque, son varios los lugares de interés para visitar y conocer. Entre ellos, dos museos: uno, dedicado . al fundador del arboretum, Don Antonio Lussich, y el otro es el Museo del Azulejo y artes plásticas. Puede disfrutarse de las vistas desde el Mirador Aconcagua, la Glorieta; o pasear por el Sendero de la Señora, la Fuente, la Quinta Nueva, etc.
Desde mediados del siglo XVIII, esas tierras pasaron por varios dueños, hasta que el 5 de octubre de 1896 fueron compradas por Antonio Lussich, quien había visto la zona por primera vez pocos días antes, durante una excursión realizada a Punta del Este.
Al año siguiente comenzaron los trabajos de forestación impulsados por el propio Antonio Lussich, mediante dos perfiles bien definidos: por un lado forestar la sierra, tratando de detener los vientos huracanados, lo cual para su época supuso una obra titánica; y por otro, una vez formado el bosque, poblarlo con pájaros. Para ello compró plantas y árboles de todas las regiones del mundo, y próximo a la casona en la que tenía su residencia construyó sombráculos para observar el comportamiento de las plantas y pajareras que oficiaban de cuarentena para aquellas aves traídas de los lugares más lejanos.
La parte este de la sierra, al abrigo de los vientos más fuertes del suroeste, fue la elegida para la preparación de almacigos y vivero, en la parte del parque hoy denominada La Quinta Nueva. Una vez germinadas y con cierto desarrollo, las plantas eran llevadas por millares al otro lado de la sierra, que se hallaba entonces sin resguardo. Se plantaban en plena tierra; en los bañados, previa construcción de montículos de tierra, o al voleo, en pleno cerro, o abriendo pozos en las rocas. Los primeros en ser plantados fueron tamarix, pinos marítimos, eucaliptos y la Acacia longifolia para luchar contra el viento y la arena. La introducción sucesiva de especies se prolongó por treinta años más. En diciembre de 1979,182 hectáreas pasaron a manos de la Intendencia Municipal de Maldonado, y luego de ser reacondicionadas, se abrieron al público. En sus áreas se realizan permanentemente tareas de limpieza, manejo del sotobosque, control de especies y reforestación, entre otras. Según los relevamientos realizados en 106 hectáreas por la Facultad de Agronomía (3 tesis de grado en Ingeniería Agrónoma), el arboretum cuenta, entre árboles y arbustos, con 400 especies exóticas y 70 autóctonas, y es hoy una de las reservas forestales más importantes de Uruguay, reconocida a nivel mundial.

Viernes, agosto 24th, 2012 | Author:

El principal problema en nuestro país es que no hay suficientes áreas protegidas. Según las metas planteadas en la Convención de Diversidad Biológica firmado en 1992 por el gobierno argentino y ratificado en 1994 por el Congreso Nacional (Ley 24.375), los países del mundo deberían alcanzar a proteger al menos un 10% de cada región natural, y asegurar que la mayor parte de esas áreas protegidas se encuentren bien ¡mplementadas (con guardaparques, presupuesto, plan de manejo, etc.). Sin embargo, en la Argentina, sólo el 7,7% de la superficie continental se encuentra protegida y sólo un 20% de estas áreas protegidas se encuentra con un nivel aceptable de manejo. Además, debemos tener en cuenta que los promedios de protección no reflejan la realidad de todas las ecorreglones. Así es que, si bien el Bosque Andino Patagónico cuenta con un 35% de su superficie protegida, el Pastizal Pampeano apenas tiene un 1% de su superficie protegida y el Chaco Húmedo un 3,2%. Y nuestro mar, si tenemos en cuenta su superficie y las costas, tiene menos de un 1%.
¿Qué podemos hacer nosotros?
-Conocer el tema para tomar conciencia de su importancia. -Participar activamente en campañas que busquen proteger nuestros recursos. -Indagar en las plataformas electorales antes de votar para saber si priorlzan la conservación y el uso sustentable de los recursos naturales. -Hacer pedidos de acceso a la información pública sobre proyectos que puedan afectar territorios que están protegidos. -Visitar un Parque Nacional o Provincial para conocer la importancia de los recursos que se están protegiendo y, a la vez, colaborar con el flnanciamiento del área. -Si uno es propietario de un campo, puede destinarse una parte de la tierra a la conservación. -Asociarse a organizaciones, como Fundación Vida Silvestre Argentina, que trabajan para crear e implementar efectivamente áreas protegidas.