Jueves, junio 20th, 2013 | Author:

 

LA PODA, DE JOVEN:
Por otra parte, a la mimosa no le conviene más poda que la de formación, que usted debe acometer en su juventud. La finalidad de esta tarea es conseguir ejemplares globosos, el porte correcto para que su floración, que se produce en capítulos de flores globulares y plumosas, mucho más. Pero si usted insiste en realizarla cortes, intervenga después de que haya acabado su floración o, llegado el invierno, aproveche para recoger Algunas ramas floridas. ¿Que usted desea prolongar al menos dos días más la vida: ramos y gozar de mayor fragancia en la vivienda? Siga el secreto que le
ofrece G. Cavatore: coloque los vastagos en un jarrón con agua hasta la mitad a una temperatura de 50°C y sirúelo en el lugar más fresco de la casa. Por la noche, sáquelo al exterior. Y a la mañana siguiente, sustituya ese agua, que ahora debe ser más bien templada. “La mimosa conserva su encanto incluso después de haberse marchitado”.

¿Cómo propagarla?
En otoño, esparza las semillas en una bandeja de siembra y consérvelas en un lugar húmedo y sombrío a 21eC. A finales del primer año alcanzarán los 15 cm de altura. Por esquejes, hágalo en verano, en una mezcla de turba y arena. Manténgalos húmedos y en dos semanas echarán raíces.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in