Domingo, abril 07th, 2013 | Author:


La mayoría son originarias de regiones tropicales donde la humedad ambiental es muy elevada. Por eso, conviene rociarlas dos veces por día con agua para ayudar a que se aclimaten y no sufran la sequedad de la casa. Si llueve, es conveniente sacarlas afuera para que la lluvia las lave quitándoles el polvillo que tapa sus hojas y les impide respirar.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in