Viernes, septiembre 07th, 2012 | Author:

Paisajismo responsable.
La invasión de especies vegetales exóticas pone en peligro y degrada los paisajes regionales. En muchas zonas del país tenemos ejemplos que así lo demuestran. Este es el caso de las sierras de Córdoba: las piracantas, también llamadas grataegus, se instalan sin tener quien las controle; los siempreverdes llegan a las cimas de las sierras chicas y compiten por agua y nutrientes con la flora nativa, generando “sombras” que quedan inhabitadas; los Jacaranda, oriundos de otras regiones argentinas, ocupan el espacio de los matos (Myrcianthes cispaltensis), especie endémica en la Reserva del Cerro Colorado. Poco a poco se va perdiendo el paisaje original y así, cotoneasters, lirios (Iris pseudacorus), zarzamoras, retamas, entre otras, invaden y ocupan los espacios de la flora nativa, transformándose en una amenaza para la conservación del paisaje, de la biodiversidad y para los servicios que prestan los ecosistemas. Tanto los profesionales paisajistas como los aficionados debemos ser conscientes de este riesgo y no plantar especies que se tornarán problemáticas en el futuro.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in