Martes, agosto 07th, 2012 | Author:

Antes de tener mi primer jardín, me armaba un canterito en el balcón con esquejes o plantitas que me traía del campo. Dos o tres años antes de empezar a construir mi casa, me metí en un grupo, CREA jardín, donde aprendí mucho y tuve la motivación para comenzar. Compramps el terreno, que era un baldío sin árboles. En una esquina pusimos un montecito de abedules y lo dejamos crecer mientras construíamos. Una vez marcada la casa, en la entrada principal pusimos cipreses y buxus. En la parte de atrás inicialmente todo era diseño de llenos (canteros) y vacíos (césped). Dibujamos varios planos hasta dar con lo que me gustaba, previendo una casita para herramientas y cosas de pileta, un espacio para la propia pileta y lugar donde tomar sol y, por supuesto, una mesa con sombra. En cada temporada hacíamos división de matas para multiplicar las herbáceas con las que llenar los canteros. A fuerza de riego y desmalezado para sacar yuyos se fueron logrando los llenos. Al final hubo que hacer cambios respecto a lo que habíamos proyectado, ya que el uso fue dictando nuevas necesidades. El objetivo primordial de que el jardín fuera el ámbito ideal para la familia lo conseguimos: un espacio vital para que los chicos crecieran, y para compartir con amigas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in