Domingo, agosto 05th, 2012 | Author:

¿Cómo pasar de un departamento en Buenos Aires a una casa con jardín en el Tigre y no morir en el intento? El jardín fue uno de los mayores desafíos cuando mi marido y yo construimos nuestra casa. Primero que todo limpiamos el terreno, compramos tierra buena y le hicimos la nivelación. Después compramos semillas, pero por no hacer caso de las condiciones del terreno (partes con sol y otras con sombra y muy húmedas), al llegar el verano se murió todo y resurgió la bermuda preexistente. Habría sido ideal comprar panes de grama bahiana, es más fuerte y se “come” el pasto de abajo. Fuimos plantando por etapas y no todo junto, para ver cómo reaccionaban las plantas en cada lugar. Descubrimos que algunas no necesitan riego, ya que les basta con el agua de lluvia. Incorporamos sauces y fresnos, que prendieron bien y crecieron rápido. Las gramíneas fueron un éxito. Elegimos plantas con varias floraciones o de floración larga. Las utilizamos para los cercos, junto con las dodoneas y las sacharum. Como conclusión, creo que hay que tener mucha paciencia cuando se es novato en la materia y persistir con nuevos intentos. Hoy, las tres cosas que considero más importantes son: cavar hoyos profundos y no escatimar en tierra buena, combatir las hormigas y, en tercer lugar, poner compost dos veces al año.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in