Domingo, junio 24th, 2012 | Author:

Las banksiae, las gallicas, las rugosas, y las dos roxburghii son especies que merecen un lugar en cualquier jardín. También las chinensis, aunque no son estrictamente especies. Estas se destacaron por su floración continua, afectando drásticamente la evolución de la rosa. Entre las mejores, figura ‘Mutabilis’, planta generosa, alegre e informal. Otras son ‘Hermosa’, ‘Oíd Blush China’ (que en Pilar sigue con follaje y flores aún en el invierno) y ‘Comtesse du Cayla’, elegante y aristocrática que exhibe flores sueltas en tonos damasco y miel.
Las rosas silvestres, bien elegidas y ubicadas, son de gran valor en el jardín. Sanas, fuertes y perfumadas, es poco lo que piden, y a cambio aportan un aire de gracia, interés y originalidad al entorno, además de su clásica dignidad. Presenciar una espesa lluvia de flores y perfume en el momento de máximo esplendor de estas rosas es dádiva y privilegio.

Categoría: Rosa rosales
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in