Viernes, junio 08th, 2012 | Author:

Hacia el fondo se plantaron las especies más altas: un duraznero que, con su floración temprana, es el primero en darle la bienvenida a la primavera, o más aun, anuncia su llegada. Muy cerca, en el mismo sector, un gran sauce llorón da sombra y oculta el muro, a la vez que sus ramas se inclinan sobre los grupos de especies más bajas plantadas en las zonas intermedias. Estos canteros se delimitaron mediante piedras de gran tamaño. Bajo otro duraznero que está cubierto por un colchón de hiedra, hay un macetón con plantines de estación, rodeado de penisetum y nandina. Cerca de este lugar, una enorme dodonea va cambiando de color a medida que se suceden las estaciones.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in