Martes, septiembre 06th, 2011 | Author:

Una sesión de limpieza…
La limpieza es la regla número dos, y la base para que tus plantas estén sanas y presenten un aspecto inmejorable. Limpíalas con el método más apropiado pero, si tienes oportunidad, deja tus plantas de interior bajo una lluvia fina. Y fíjate bien, algo tan sencillo como limpiar las hojas puede arruinar algún ejemplar:
ASÍ SE LIMPIAN LAS PLANTAS:
De hojas velludas
Son muy delicadas y, encima, retienen mucho polvo. La mejor manera de quitárselo es pasar un pincel suavemente repasando bien las esquinas que se forman entre tallo y hoja, que retienen mucha suciedad. Recuerda que no se pueden mojar ni siquiera al regar.
QUÉ PLANTAS: Begonia rex y otras begonias de hoja, violeta africana, kalanchoe, bertolonia, tolmeia, peperomia, pflea, ginura (en la fotografía de la derecha); utiliza este método para las plantas crasas y los cactus, que tampoco deben mojarse.
CUÁNDO: Una vez a la semana; más si pasa el verano en el exterior.
Para que no sufran las hojas sujeta el envés con la palma de la mano al limpiarlas.
De hoja grande:
El polvo y la suciedad obstruyen los poros por los que traspira la planta y disminuye su capacidad de absorber luz, agua y dióxido de carbono.
QUÉ PLANTAS: Ficus (R lyrata, en la fotografía, y F. elástica), aralia, costilla de Adán, aglaonema, alocasia, afelandra, aspidistra, tronco del Brasil, diefembaquia…
CUÁNDO: Se llenan de polvo con mayor facilidad, por eso hay que limpiarlas con regularidad, aproximadamente cada semana o cada quince días máximo, con un paño húmedo o una esponja.
De hoja pequeña:
Lo mejor en estos casos es pulverizar. Además de aumentar la humedad evitarás la aparición de posibles plagas. Si trata de un ejemplar grande mételo en la bañera y rocía con agua templada o, al menos, a temperatura ambiente. Puedes utilizar la ducha, pero con muy poca presión para no dañar las hojas ni arrastrar la tierra.
QUÉ PLANTAS: ficus benjamina, cebrina, culantrillo, ardi-sia, esparraguera, radermachera, cipero, helécho y cualquier planta de hojas estrechas y largas como la kentia, el cordiline o la cinta. CUÁNDO: Cada 15 o 20 días en invierno y siempre por la mañana; con mucha frecuencia en verano, incluso a diario, y a cualquier hora.
Nuestro consejo:
No utilices este método si vives en la zona sur y mediterránea: el agua es muy caliza. A la hora de pulverizar conviene que dejes reposar el agua o la pongas a hervir antes de utilizarla para que no se formen depósitos de cal en las hojas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in