Martes, agosto 16th, 2011 | Author:

Cómo abonar las plantas en maceta.
Las plantas en maceta crecen en un trozo de tierra limitada, los nutrientes se acaban y hay que reponerlos. Estas son las claves para no equivocarte.
El abonado consiste en aportar o renovar los elementos químicos del suelo que sirven de alimento a una planta. La falta de todos o alguno de ellos afecta a su desarrollo; el abono los repone y le permite seguir creciendo y producir lluros.
Las plantas necesitan tres minerales esenciales: nitrógeno para un crecimiento de las hojas y el tallo, sobre todo al empezar el desarrollo); fósforo para la producción de raíces sanas y la formación de capullos; y potasio para desarrollar flores, frutos y bulbos. Además, necesitan otros elementos, como hierro y magnesio, pero en menor cantidad. Una buena “alimentación” hace que las plantas crezcan, se desarrollen y florezcan y les hace resistentes.
Cinco reglas de oro:
Si no conoces las necesidades específicas de una planta a la hora de abonar, guíate por estas pautas generales:
1 Las plantas necesitan más nutrientes (y más abono) cuanto más grandes son las hojas y más deprisa crecen.
2 Es mejor abonar frecuentemente pero en menor cantidad. Un exceso de fertilizante es difícil de rectificar; es más fácil añadir un poco más si notas que la planta no crece.
3 Usa productos equilibrados, así no te equivocarás.
4 Una planta sólo necesita fertilizante en su fase de crecimiento activo.
5 El fertilizante no es una medicina: si una planta está enferma o no ha recibido los cuidados adecuados, el abono no solucionará el problema.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in