Martes, enero 11th, 2011 | Author:

La jardinería es como la poesía: si cinco versos bastaban, puedo asegurarles que cinco arbustos bien puestos también podrán ser suficientes para hacer un pequeño jardín, bello como una poesía. La clave está en generar una idea previa a tomar la pala, elegir las plantas adecuadas y plantarlas con arte. Vayamos al primer punto: la idea. No disponemos de mucho terreno como para un desarrollo complejo del espacio así que lo más adecuado será apoyarnos en lo ya existente y construido. Observamos y estudiamos sus características, las proporciones, su estilo, el color de las paredes. Recordemos que el jardín delantero no sólo formará parte del frente de la casa sino que, al mirar desde el interior aparecerá como un primer plano a través de las ventanas, siendo una especie de nexo entre la calle y la casa. En base a esta idea, pensemos en algunos aspectos hipotéticos. Si el frente de nuestra casa no está bien equilibrado volumétricamente, tendremos oportunidad de corregirlo por medio del jardín. Si la masa del edificio está pesando mucho sobre la izquierda, por ejemplo, por el volumen de la planta alta o por la forma del tejado, y esto desluce el conjunto, podremos remediarlo plantando a la derecha un árbol columnar que equilibrará la composición y no proyectará mucha sombra.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in