Viernes, enero 01st, 2010 | Author:

A las plantas muy atacadas o muertas se las arrancará y se las quemará, desinfectando el lugar que ocupaban con bicloruro de mercurio al 1 por mil o con azufre en polvo, a fin de aumentar la acidez del suelo y ser ésta una condición adversa al parásito.
Si se encuentra una planta atacada que quiera conservarse, se le extirpará el tumor con cuchillo bien filoso y se desinfectará la herida con bicloruro de mercurio al 3 por mil o con alquitrán bien caliente.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in