Domingo, diciembre 06th, 2009 | Author:

La humedad excesiva daña a las plantas y provoca un gran desarrollo foliar en detrimento de la floración. En general los rosales soportan muy bien la sequedad del suelo y esto debe servir de base en la práctica del riego.
La multiplicación del rosal puede hacerse por semilla, renuevos o hijuelos, acodos, estacas o injertos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in