Domingo, julio 12th, 2009 | Author:

Para ello deberá destinársele un muro caliente, bien orientado, y contar con los medios necesarios para proteger a las plantas, en sus primeros tiempos, contra las heladas y los fríos intensos; la aclimatación se producirá gradualmente y al cabo de dos o tres años, aún cuando el frío queme sus hojas, la planta no morirá y volverá a brotar.
Las podas serán necesarias para lograr un pie bien compensado capaz de cubrir, más o menos uniformemente, el respaldo que se le proporcionó.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in