Domingo, marzo 01st, 2009 | Author:

Por medio de órganos subterráneos (bulbos, rizomas, tubérculos, etc.). En ciertas especies, los miembros vivos, pueden por sí mismos constituirse en nuevas plantas como los tulipanes, jacintos, etc., cuyos bulbillos se independizan cuando las hojas de la planta madre se secan o Se paraliza la vegetación por algún tiempo.
De este mismo modo se realiza la reproducción por tubérculos o por raíces tuberiformes.
Lo único que hay que cuidar es que cada tubérculo o trozo de raíz, vaya provisto de una yema. Los hijuelos o retoños nacen en la parte inferior del cuello de la raíz; se arrancan teniendo cuidado de que vengan con una parte del talón y se plantan.
La siembra por división se hace separando las raíces de una planta, y por lo general se verifica esta operación dos o tres días antes de que empiece el movimiento de la savia.
Ahora bien, las plantas según su duración se dividen en tres grupos principales: anuales, bianuales y vivaces.
Las del primer grupo son las que duran un año y según las especies y las fechas en que se desea obtener floración, se plantan en viveros, bajo cama caliente, al aire libre, camas templadas, en cajas de vegetación y en su lugar definitivo.
Las plantas bianuales y las vivaces pueden ser sembradas desde un principio al aire libre, a comienzos del verano. Las especies delicadas conviene sembrarlas en macetas para ser transportadas a su sitio definitivo en la época correspondiente.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in