Jueves, febrero 19th, 2009 | Author:

Los injertos más empleados en la práctica de jardinería son cinco: 1) de aproximación; 2) de escudete; 3) de «cachado»; 4) de «corona», y 5) de «rama».
El primer sistema (figura 23) o sea el injerto por aproximación, se verifica quitando una capa de corteza con un poco de albura en cada una de las partes que se han de soldar. Luego se provoca el acercamiento de las heridas, poniéndolas de modo que exista la mayor juxtaposición para ligarlas en-. seguida.
Para realizar el injerto de escudete (figura 24) se corta una pequeña placa de corteza con yema con lo que x tiene el escudete y para incluir éste se corta el patrón en forma de T colocándolo luego sobre éste último bien ligado, de modo que los labios permitan la salida de las yemas.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in