Jueves, febrero 19th, 2009 | Author:

Si realizamos el corte transversal de un tallo notaremos en él cuatro zonas bien definidas que son, nombradas de afuera hacia adentro, las siguientes: corteza, albura, corazón y médula. Entre las dos primeras se encuentra una capa formada por un tejido especial (meristema) que en la vida del vegetal es la encargada de producir el crecimiento del tallo por proliferación de sus células y, además, de favorecer la cicatrización cuando se producen heridas. Para que un injerto tenga éxito, el tejido meristemático de la púa y del patrón deben ponerse en íntimo contacto. De esta manera las células que integran a uno y a otro crecerán “entremezclándose” er.tre sí, y formando algo parecido a un solo individuo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in