Martes, enero 27th, 2009 | Author:

franjas, se comenzará por cavar la primera (a) hasta no más de 20 centímetros de profundidad; la tierra extraída ¿e transportará y se amontonará en el otro extremo del terreno. En la zanja abierta se removerá el subsuelo hasta una profundidad de “50 a 60 centímetros, de manera que la tierra quede bien fraccionada y suelta. Luego se abrirá la zanja “b” hasta 20 centímetros de profundidad y con la tierra extraída de ella se rellenará la abierta en primer término. Se removerá el subsuelo de la segunda y se procede a abrir la tercera “c”, continuando así hasta llegar a la última, que se llenará con la tierra extraída de la primera, que fuera amontonada allí en un principio.
Si la tierra debe enmendarse o fertilizarse, éste es el momento oportuno de hacerlo. En tal caso se mezclarán íntimamente las tierras superficiales con las substancias enmendado-ras o los abonos, y se procederá luego según se ha indicado en párrafos anteriores. La tierra sobrante se trasladará a algún lugar adecuado, se mezclará con estiércol o algún otro abono natural para formar una buena tierra, y se guardará hasta llegar el momento en que pueda ser utilizada. En un jardín siempre es necesario disponer de tierra de reserva.

Categoría: Jardineria, JARDINES
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in