Martes, enero 27th, 2009 | Author:

Podemos modificar la estructura de un suelo inconveniente, mediante determinadas substancias llamadas fertilizantes o abonos. Podemos aumentar la fertilidad de un suelo median’.’ substnncias denominadas fertilizantes 0 abonos.
La experiencia ha demostrado que existe un tipo de tierra, que recibe el nombre de “franca”, que resulta adecuada para la generalidad de los cultivos. Esta tierra acusa la siguiente proporción de substancias sólidas:
Arena 60 a 70 %
Arcilla    …………….    15 a 20 %
Calcio  ……………….     5 a 10 %
Humus  ………………..     5 a 10 %
El mayor porcentaje de las substancias que intervienen en la fórmula hace que esa tierra resulte arenosa, arcillosa, calcárea, humífera, areno-arcillosa, etc.
Puede suceder que un cultivo” floral requiera una tierra, digamos por ejemplo, calcárea. En tal caso le agregaremos calcio, habiendo realizado mediante esta operación una enmienda.
Las enmiendas son, fundamentalmente, de cuatro clases: arenosas o silíceas, arcillosas, calcáreas y humíferas.
Las primeras suelen utilizarse para dar mayor permeabilidad a los suelos arcillosos y mejor aptitud para retener el agua en los suelos calcáreos; como substancias enmendadoras se emplean diferentes clases de arenas de río, o de mar si han sido bien lavadas con el fin de eliminarles la sal. Un suelo arcilloso es impermeable, húmedo y frío; se cuartea fácilmente cuando el sol lo calienta. Un suelo calcáreo también retiene el agua, pero se deseca fácilmente y es frío.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in