Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Este artículo lo dividiremos en dos partes: la primera de ellas corresponderá a una descripción de las plantas que pueden incorporarse a todo jardín, agrupándolas de acuerda a alguna de sus características comunes; la segunda será la descripción de las distintas partes de un jardín, dejando para el Capítulo venidero todas las operaciones que signifiquen acción sobre el terreno.
ARBOLES Y ARBUSTOS. Pot razones de índole práctica los clasificaremos en las siguientes categorías:
Arboles de hojas caducas. Son aquellos que durante el otoño comienzan a perder el follaje, para rebrotar en la primavera. En jardinería se utilizan para combinar la variabilidad de colores de su follaje, cultivándose aislados o aso ciados con árboles de hoja persistente. No es conveniente ni aconsejable realizar agrupaciones o bosquecillos con árboles de hoja caduca. En tales casos lo que conviene es plantarlos en proporción de 1 a 5, vale decir, un árbol de hoja caduca por cada cinco árboles de hoja persistente.
Para realizarla ha de tenerse en cuenta la altura de las plantas y los distintos tonos verdes que presentan. Se logra así una excelente perspectiva y una neta contrastación de coloridos.
Entre los árboles de hoja caduca utilizados en parques y jardines, citaremos:
Alamos. Son casi siempre de rápido crecimiento y alto pone; prosperan muy bien en tierras ricas y húmedas. Son particularmente afectados por algunas plagas de origen cripto-gámico y animal, entre ellas la “roya” y el “bicho canasto”. Las especies más recomendables son: Popidus angulata, con hojas grandes de color verde claro; P. alba, indicado para terrenos pobres y con las hojas de color plateado en el envés; P. canadensis o “Álamo del Canalá”, muy rústico, especial para, terrenos arenoso»; P. fastigiata o “Álamo Criollo” o “de Italia”, de gran porte y rusticidad; P. nigra, var. itálica o “Álamo Mussolini”, muy resistente a la roya; P. pyramidalis sem-pervirens o “Álamo chileno”, de crecimiento rápido y presentando la particularidad de conservar el follaje mucho más tiempo que otros de sus congéneres.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in