Sábado, diciembre 06th, 2008 | Author:

Las plantas inferiores más recomendables para formar una pérgola son, en general, todas aquellas que pueden vegetar bien a la sombra, o a la media sombra, y que necesitan cierta protección contra el frío. Así por ejemplo, citaremos-
Rosales enanos de pie para cultivar entre los pilares de una pérgola de rosas. Deberán preferirse las variedades reflorescientes.
Jazmines, como el, para colocar al pie de los pilares.
Heléchos v Begonias, siempre que queden protegidos al lleoar el invierno.
Espárragos, como por eíemplo las especies Asparaeus acutifolins. A. ofHcinale, A. Svrenaeri, oue adornan muy bien una pérgola verde, como podría ser la de A. pluntosus.
Oxalis, dracenas, perillas, acónitos,
Aristoloqotas, Bromelias, algunas cactáceas. Verónicas, Colocastas, etc., etc.
Un muro desprovisto de vegetación siempre causa mal efecto, debiéndose por lo tanto disimular y, si fue ra posible, transformarlo en algo decorativo. Nada más fácil si se sabe cubrir adecuadamente.
Para lograr esto deberá verificarse, antes que nada, la situación y las condiciones a que se halla sujeto ese muro. Si se halla expuesto al sol, caso que se denomina “muro caliente”, requerirá cierto tipo de plantas; si lo está a la sombra —lo que podría traducirse por humedad— se llama “muro frío” y requerirá otro tipo de vegetación.
Los muros pueden pertenecer al jardín propiamente dicho o ser los correspondientes a la casa, galpones, vecinales, etc. La diferencia entre unos y otros estriba en que los primeros pueden dejar intersticios y agujeros que permitan el alojamiento de plantas, mientras que los segundos deben ser forzosamente lisos, y casi siempre rebocados.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in